Ya antes desnudos que sin móvil
Tecnología

Ya antes desnudos que sin móvil

No es la primera vez que charlamos del tema. Son muchas, muchas, las personas, jóvenes y no tan jóvenes, que viven subyugadas por el móvil. Ahora, tras leer lo que nos cuentan en Kaspersky Labs, a resultas de una investigación, volvemos a charlar de esta notable incidencia. Un veintitres por ciento de las personas entrevistadas preferirían continuar desnudas públicamente ya antes que no poder llevar su móvil con ellos.

Ciertos afirmarán que lo indicado no es fiable, que es el resultado de una investigación en la que se han usado entrevistas, y, a consecuencia de ello, cada uno de ellos puede decir lo que desee sin estar conforme con lo que afirma. En ciertos casos puede ser cierto lo que apuntamos, mas estamos seguros, según parece en la calle, en locales públicos y en casa, que serían muchos, hombres y mujeres, los que no podrían vivir sin su móvil, y que estarían encuadrados en muchos de los apartados que examinamos ahora.

Dependientes del móvil

Son cada vez más los que van conectados al móvil, con los ojos y los dedos sobre la pantalla, atropellando a los que se les cruzan en su camino o bien exponiéndose a ser arrollados cuando cruzan una calle. Por esta razón, una de cada 5 personas, el veintitres por ciento indicado, se sienten desnudas sin su móvil, y no les importarían quedarse sin ropa ya antes de no poder contar con del móvil inteligente. Lo llevan a todas y cada una partes, en la mano derecha o bien en la izquierda, o bien en el bolsillo del pantalón o bien en la chaqueta.

El estudio se realizó con once y doscientos cincuenta personas, de edades comprendidas entre los dieciocho y los sesenta años. El treinta y dos por ciento de esas personas no recuerdan como era su vida ya antes de estar continuamente conectadas. Un veintidos por ciento estiman que el empleo del dispositivo es tan esencial como el comer y el tomar. El cuarenta y tres por ciento de los encuestados la primera cosa que hace al levantarse, ya antes de ir al baño para descargar lo amontonado de noche, es repasar su móvil, descubrir lo que ha pasado.

Mas hay considerablemente más. Al cuarenta y seis por ciento no le importaría quedarse empapados por una tromba de agua ya antes que no poder contar con del dispositivo. A un treinta y uno por ciento no le importaría pasar frío por no llevar ropa de abrigo y un treinta y cuatro por ciento renunciaría a llevar dinero encima. Lo primero es el móvil.

¿Y qué sucedería si pierden el móvil? Podría producir un estado de depresión provocado por el agobio. El hecho afectaría al noventa por ciento de los usuarios, tanto si les birlan o bien pierden el dispositivo. Esto es una cosa que marca un jalón en este terreno.

Y, tal y como apuntamos al comienzo, al veintiseis por ciento no le importa cruzar una calle atendiendo al móvil sin fijarse en los peligros que corren. Es posible llegar a la desesperación caso de que se haya perdido la conexión. La desesperación llega al cincuenta y uno por ciento al no poder atender a sus familiares y amigos.

Conclusión

Está claro, no hay dudas a este respecto, la conexión a Internet es el día de hoy vital. Muchas son las personas que verían su vida absolutamente trastocada si la red de redes dejara de existir a lo largo de una temporada. Está plenamente claro, es un vivir sin vivir, una forma nueva de dependencia que cada vez afecta más a la población. ¿Va a tener solución?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *