Sociedad

Una Copa del Rey cada vez más devaluada

Después de LaLiga Santander, la Copa del Rey es el segundo campeonato más importante de España y, sin embargo, se trata de una competición denostada por el público y por los propios equipos, que la ven más como un incordio más que como una oportunidad para hacer algo realmente importante.

La Copa del Rey se ha convertido en un torneo demasiado previsible, y es que, la diferencia entre los grandes de España y el resto es tal, que parece poco probable que los equipos punteros del país se vayan a quedar fuera en una eliminatoria a ida y vuelta. Un grave problema, puesto que el principal atractivo del deporte reside en no saber cuál será el resultado; cuando sabemos de antemano quién va a ganar un partido, perdemos interés, a lo que hay que añadir que las rondas iniciales de la Copa del Rey sean un mero trámite, ya que casi todas las eliminatorias están decididas de antemano –por una cuestión de diferencia de nivel futbolístico-.

La Copa del Rey tiene un formato que no resulta atractivo para el espectador neutral, que, en vista del panorama, decide emplear su tiempo en otras actividades o en consumir otro tipo de programas televisivos. La Copa del Rey ha pasado a tener un seguimiento residual. Los equipos la suelen jugar con los suplentes y no le dan importancia a los resultados hasta que no se plantan en cuartos de final o más adelante. Ningún equipo apuesta de verdad por esta competición, eso sí, si de pronto se encuentran metidos en la lucha por ganarla, bienvenida sea. Lo mismo pasa con los aficionados; solo los seguidores de los equipos en liza se interesan por la Copa.

Los favoritos

Los favoritos de las casas de apuestas para alzarse con el título de campeón copero son los habituales. En primer lugar, figura el Fútbol Club Barcelona, el auténtico rey de Copas. El equipo catalán suma un total de 30 entorchados y aventaja en 7 al Athletic, el siguiente equipo con más Copas del Rey. El Barça no atraviesa por su mejor momento de juego –de hecho, sus resultados están por encima de lo que muestra sobre el terreno de juego-, pero la calidad de su plantilla y el factor diferencial Leo Messi hacen que siga apareciendo como el máximo candidato a ganar la Copa.

El Real Madrid es, por historia y plantilla, el segundo candidato a ganar la Copa del Rey. La campaña 2018/2019 del Madrid fue catastrófica, aunque parece que este año está enderezando el rumbo. Ha subido el nivel defensivo y le cuesta menos ver puerta. Y eso que aún hay jugadores que siguen rindiendo por debajo de lo esperado, como son Hazard o Bale.

El tercero en discordia es el Atlético de Madrid. Los colchoneros andan en pleno cambio de ciclo tras la marcha de jugadores importantes como Griezmann, Filipen Luis, Godín o Juanfran. Han gastado mucho este verano y tienen una de las mejores plantillas de su historia.

Cuarto, y a bastante distancia de los otros 3, aparece el Valencia. El conjunto che ya dio la campanada el año pasado cuando derrotó al Barcelona en la final. Será difícil que repita título y más, con el equipo jugando la Champions y peleando por meterse entre los 4 mejores de LaLiga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *