Torres Baena, karateca y "depredado sexual" , muestra arrepentimiento
Actualidad

Torres Baena, karateca y “depredado sexual” , muestra arrepentimiento

El predador sexual que cumple la mayor condena dictada en España por abusos y corrupción de menores, trescientos dos años de prisión, el profesor de karate Fernando Torres Baena, ha admitido por vez primera su responsabilidad, en una carta en la que solicita perdón a sus víctimas.

Del “jamás he abusado de absolutamente nadie ni lo hubiese tolerado”, que proclamó el trece de diciembre del dos mil doce cuando la Audiencia de Las Palmas le dejó decir las últimas palabras del juicio, Torres Baena ha pasado trasmitir este otro mensaje: “Para mí es fundamental que pueda llegar las víctimas y sus familiares mi más franco arrepentimiento y mi solicitud total de perdón”.

A los jueces

El diario ‘Canarias 7’ publica este miércoles el contenido de una carta manuscrita que el líder del ‘caso Kárate’ ha mandado a la sección sexta de la Audiencia de Las Palmas, el tribunal que lo declaró culpable de treinta y cinco delitos de abuso sexual y trece de corrupción de menores, en una sentencia ratificada en el dos mil catorce por el Supremo.

La Audiencia halló tan graves sus hechos, que no se ahorró títulos en su resolución: lo tildó de “predador sexual”, le acusó de liderar una “casi secta sexual” en la que se persuadía a los pupilos (muchos de ellos menores) de que participar en orgías les transformaría en “mejores personas y mejores karatecas”, y le recriminó que se prevaliera de su carisma de “héroe deportivo” para “doblegar la voluntad” de chicos con “psiques inmaduras”.

La confesión

“‘El gimnasio era un puterío’. Así de sencillo, expresivo y tajante. No lo digo , sino más bien uno de los pupilos que no aparece ni citado en los escritos de acusación y que no se consideró víctima. La oración la traemos a colación pues es suficientemente gráfica para describir el entorno con que se hallaban ciertos menores, no todos, que asistían al gimnasio para aprender karate”, escribió el presidente del tribunal, Emilio Moya.

No obstante, Torres Baena lo negó todo a lo largo de la instrucción y asimismo a lo largo del juicio, pese a la multitud de testimonios que se escucharon en la sala de vistas durante treinta y tres sesiones.

El viejo vencedor de karate ha escrito ahora el tribunal para reconocer los delitos por los que fue condenado, asegurar que fue “un fallo inexcusable” por su lado seleccionar “el camino equivocado” y solicitar a los jueces, “si lo tienen a bien”, que se transmita a las víctimas su arrepentimiento y petición de perdón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *