ÚLTIMOS POSTS

Resguarda tu proyecto vital para gozar mejor de la vida

La inseguridad es uno de los primordiales motivos por los cuales se produce ansiedad y temor a un futuro del que no conocemos sus circunstancias. Es imposible tener controladas todas y cada una de las variables que nos pueden acontecer en nuestro día tras día con lo que tendemos a relajar nuestra atención a ciertas de ellas para eludir tener que meditar en ellas continuamente.

Esta dejadez mental puede producir un corte cognitivo con relación a nuestro optimismo frente a la vida, puede producir una falsa ilusión de invulnerabilidad.

No somos inmortales, no somos indestructibles y aunque tener ese pensamiento nos facilita tener que no meditar en ello continuamente para continuar con nuestra vida no desea decir que no vaya a sucedernos algo grave que altere gravemente el trascurso de nuestra vida y de la gente que nos circunda, de nuestra familia, de nuestros hijos, de nuestros allegados más apreciados.

Asegurar la vida para vivirla con más calma

En cierta manera sí tenemos la posibilidad de tener esta una parte de nuestra vida efectivamente controlada, y es a través de la contratación de un seguro de vida que nos garantice que si nos pasa algo, así sea por fallecimiento o bien por invalidez, el futuro económico lo sostengamos estable y fuera de ese intervalo de inseguridad.

Durante nuestra vida edificamos un proyecto tanto personal como en común con otra gente próxima a nosotros de nuestro círculo de confianza (pareja, hijos, familia, compañeros, etcétera). Nuestro proyecto personal es un castillo de cartas que vamos poniendo esmeradamente y pasito a pasito con nuestro esmero y dedicación, mas que un simple soplo, o bien una circunstancia absolutamente inopinada lo puede desmoronar y dejar sin nada o bien en situación de vulnerabilidad económica al resto de componentes de nuestro proyecto.

Esta inseguridad puede producir un malestar que nos impida gozar al límite de nuestra vida por ese temor a perder todo cuanto se ha logrado e inclusive esa herencia perjudique a nuestros allegados. Por ende, tener atados estos posibles imprevisibles puede promover una mejora de la calidad de vida y el bienestar personal presente y futuro.

Hay que tener en consideración que los imprevisibles por causas de salud si bien son más probables conforme entramos en la vetustez, el resto de circunstancias a las que estamos expuestos como los accidentes puede darse cuando aún gozamos de nuestros mejores años o bien aun con una mayor probabilidad al estar aún más expuestos a posibles accidentes. ¿Vamos a limitar nuestra vida por esta inseguridad?

¿Por qué razón hacerse un seguro de vida?

Ciertos inconvenientes a los que estamos expuestos y y un seguro de vida y también invalidez nos puede sostener nuestras responsabilidades una vez sucedido el accidente son:

  • Una enfermedad imprevisible, como el cáncer de mama en las mujeres o bien cualquier otro problema médico que puede aparecer de la noche a la mañana.
  • Poder anular una hipoteca o bien “hipotecar” a nuestros herederos. Por determinado, actualmente ya no es preciso vincular el seguro de vida al propio banco donde se pide la hipoteca. En general, es más económico hacer un seguro, de pedirlo el banco para poder otorgar la hipoteca, de forma externa.
  • La posibilidad de dejar una cuantía económica tras el fallecimiento a fin de que nuestros hijos o bien la persona que se decida puedan sostener su calidad de vida, continuar estudiando o bien proseguir con el proyecto vital sin inconvenientes. Esto tanto para el caso de un fallecimiento de la persona portadora del seguro como una invalidez que pueda mudar la manera de proseguir la vida por la dependencia sufrida, mas que si se percibe una cantidad económica merced al seguro por invalidez se podría remediar con mayor sencillez.

En el momento en que un seguro me deja vivir más experiencias vitales

La responsabilidad de ser madre o bien padre nos cambia la vida asimismo en el propio sentido de vivirla. Probablemente limitemos determinadas actividades de peligro para eludir males mayores al tener a nuestro cargo y dependencia a otras personas. Por servirnos de un ejemplo, existen bastantes personas que dejan de efectuar paracaidismo, descenso en bici de montaña o bien otro género de deportes de peligro que les llena de adrenalina mas que en un instante dado se paran a meditar en sus posibles consecuencias para su prole y deciden dejarlo por ese motivo. Es otra de las buenas causas para poder contratar un seguro de vida que, en parte, produce confianza frente al miedo de un accidente no deseado.

Asegurarse la vida es un modo de invertir en ella y en la del resto

Obviamente, cada personas es diferente y ciertas tienen ese sentimiento de invulnerabilidad aproximadamente desarrollado, mas lo que es esencial es que no pasa nada y es de manera perfecta viable tener una mentalidad abierta a esta clase de garantías, se debe meditar más como una inversión que como un gasto. Del mismo modo que se hace cuando contratas un seguro de vehículo o bien del hogar. Tu vida es lo más esencial, ¿por qué razón no asegurarla?

Sentirse invulnerable puede ser un acto de irresponsabilidad, del mismo modo que sucede en esta temporada que vivimos de pandemia, donde semeja que bastante gente piensa que jamás le va a tocar vivir la enfermedad en sus carnes o bien en las de sus allegados. Semeja que los males extraños siempre y en todo momento están lejos, cuando verdaderamente nos pueden tocar con prácticamente exactamente la misma probabilidad que cualquier otro. Justificarse en un “a mi eso no me pasará” o bien con cualquier género de razonamiento es un corte de confirmación que se adentra en nuestra conciencia y como afirmamos los resguarda de pensamientos negativos, mas la realidad de la vida es más dura de lo que en ocasiones pensamos, o bien mejor dicho, deseamos meditar.

El optimismo no te librará de un accidente

Vivimos en una sociedad en la que reina la proliferación de un falso optimismo sobre la vida. El optimismo nos puede asistir a motivarnos siempre que sea un optimismo realista y congruente con lo que puede o bien no ocurrir. Dejarnos llevar solo por el optimismo idealista es posible que nos haga caer desde un sitio considerablemente más elevado del que merecemos, de ahí que tener un jergón que reduzca esa caída desde lo más alto puede ser de mucha ayuda para calmar los efectos colaterales, sobre todo económicos, que una crisis de salud pueda traer a nuestra vida.

La vida es para gozarla y para hacerla gozar. Lo más valioso, resguárdala.

Latest Posts

MÁS VISTOS