Relevancia del autoconocimiento
Economía

Relevancia del autoconocimiento

Ya lo afirmó Aristóteles, “El conocimiento de uno mismo es el paso inicial para toda sabiduría”. En general procuramos conocer cosas del planeta, entender teorías científicas difíciles o bien comprender el argumento de nuestros semejantes, sin conocernos a nosotros mismos. Es un camino que edificamos basándonos en nuestras experiencias y experiencias, no lo encontraremos conociendo a el resto.

Conocernos a nosotros mismos (autoconocimiento), es enormemente valioso. En el momento en que nos reconocemos sabemos cuál puede ser nuestro alcance en frente de las barreras que plantea el recorro inevitablemente de nuestra existencia. Mientras que vamos superando contrariedades esa versión de nosotros va fortaleciéndose y es capaz de retar los límites de nuestras acciones para ubicarnos en niveles magníficos con respecto a nuestro desarrollo personal y espiritual.

Nos ocupamos en la activa diaria de fijarnos en que son nuestros opositores y desatendemos descubrirnos, valorarnos y conocernos. Nuestro potencial es verdaderamente esencial si lo exploramos de forma oportuna. La vida va dándonos lecciones que dejan un aprendizaje que prácticamente jamás vemos, o bien por lo menos no valoramos.

Es prácticamente inminentemente preciso conocernos para evolucionar en todos y cada uno de los aspectos de nuestras vidas. Afinar los aspectos que se concretan como nuestras habilidades, reconocer nuestras fortalezas y afianzar nuestras habilidades. En ese camino naturalmente encontraremos contrariedades, absolutamente nadie es verdaderamente fuerte si no es golpeado por las adversidades y los capítulos desapacibles, son las situaciones bastante difíciles las que hacen surgir nuestra voluntad de superar obstáculos. Es preciso estar en movimiento, romper el cerco, atreverse a explorar, salir de la zona de confort en la que prácticamente siempre y en todo momento estamos, por miedo a fallar. No vamos a saber de lo que somos capaces si no nos atrevemos.

Bastantes personas no triunfan por que no reconocen su talento, otros reconociéndolos no se atreven; entonces, aparecen los que desean hacer con poquísimo mas trabajando en su interior lo que desean ser, y lo logran.

Siempre y en todo momento le digo a mis pupilos, compañeros, amigos y familiares que no podemos ir por la vida dejando a la fortuna que las cosas ocurran o bien, aguardar que otros las hagan por nosotros. Cuando conocemos donde somos fuertes cosas increíbles pueden ocurrir, pues hacemos que ocurran. Las cosas no siempre y en todo momento pueden ser fáciles, las circunstancias no van a ser siempre y en todo momento convenientes, mas es magnífico el instante en el que sentimos que se logra salir del estado crítico de cualquier situación. El enorme Jorge Lui Borges afirmó; “Cualquier vida, no importa lo compleja que sea, está hecha de un solo instante. El instante en que un hombre descubre de una vez y por siempre, quién es”. Usted es capaz de ser un pupilo refulgente, un señalado enseñante, un sólido empresario, una estrella deportiva o bien lo que se plantee ser, si dirige su empeño cara ello. Mas, todo va a partir de que sea mismo quien se persuada del valor intrínseco en su ser interior. Que pueda calibrar su valor. Solo de esa forma va a explotar sus competencias.

Edificar esa senda se transforma necesariamente en una labor diaria, de superación, de trabajo, de dedicación, esmero y sacrificio. Es suficiente con darle una mirada a quienes el día de hoy acarician el triunfo o bien el éxito personal. Probablemente encontraremos en esas historias mucho talento innato, mas generalmente es buena dosis de disciplina lo que corona por último sus acciones. Esas personas, se reconocen como ganadoras en todo cuanto emprenden, pues comprenden y aceptan lo que son. Se desmarcan del montón, de los convencionalismos, de lo monótono, lo rutinario y deciden relucir.

Pudiese parecer fácil, mas conocernos a sí mismos no es tan simple. Puede en ocasiones ser duro, pues deseamos ser quien realmente no somos, nos preocupa que otros nos vean como lo que no somos; y peor,  ser lo que otros desean que seamos. Dada esta especie de trabalenguas debe saltar nuestro interno a empujar lo mejor de nosotros, para elevar desde nuestro interior las más fuertes de nuestras virtudes y hacernos una coraza para luchar contra las condiciones desfavorables.

Absolutamente nadie va a ser un enorme Capitán en un mar sosegado, los pilotos que son galardonados sortearon fuertes turbulencias y, son magníficos por qué razón estuvieron en la mitad de la tormenta, solo de esta forma pudieron probar sus capacidades. La vida no da ocasiones de vivirla en un simulador; es real. Mas nuestro potencial asimismo es real. Aprovechémoslo.

Andemos firmes a conocernos más y mejor día a día y todo, bueno prácticamente todo, va a estar bien. La relevancia de saber quiénes somos verdaderamente es esencial para la conquista de todo lo deseado.

“Si todos hiciésemos las cosas de las que somos capaces, nos sorprenderíamos a nosotros mismos”. -Thomas Edison

Autor: Este articulo fue escrito por Carlos Alexis Marquez Segovia
Especialista en administración de talento humano
Especialista tributario
Maestro universitario






veintiunoShares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *