Rally Dakar 2022: ¿Cuál es el presupuesto preciso para participar y a cuánto asciende el premio para los ganadores?

Las tarifas para anotarse en el rally raid más duro y conocido del planeta cambian dependiendo de la categoría en la que se compita....

ÚLTIMOS POSTS

¿Qué es una actitud reactiva?

La actitud reactiva se compone eminentemente de 2 ramas: por un lado, un sentimiento y, por la otra, un comportamiento.

Si nos marchamos a la parte sensible, esta actitud se produce en general cuando sentimos ira, vergüenza, tristeza o bien que se está atacando a nuestra persona.

La parte conductual se genera tras la experiencia sentimental, entre ciertas de sus expresiones habituales vas a reconocer el sarcasmo, la crítica, no dirigir la palabra o bien la ridiculización del otro.

¿Para qué vale una actitud reactiva?

Con frecuencia, cuando reaccionamos de forma reactiva lo hacemos con la pretensión de desviar nuestro foco de atención de los sentimientos desapacibles que experimentamos. En el instante en el que me siento abochornado o bien herido, conectar con esa emoción puede ser doloroso y de ahí que que se ponen en marcha comportamientos reactivos para eludir sentir la emoción en totalidad.

Es verdad que en un corto plazo puede ser una estrategia útil y nos puede asistir a sentirnos mejor, eso es indiscutible, mas en un largo plazo terminan produciendo una mayor culpa y aislamiento.

Sin mentar, evidentemente, que el hecho de agredir a los defectos de la otra persona para eludir sentirme atacado, asimismo produce una reacción de defensa automática por la otra parte. Es ahí cuando se empiezan los conocidos bucles protectores, lo podríamos decir de qué manera el pez que se muerde la cola, entramos en un ciclo de incesante ataque por las dos partes.

Causas de la actitud reactiva

Llegados aquí posiblemente te sientas identificado con esta clase de actitud, es ahí cuando comenzamos a preguntarnos, de qué forma hemos comenzado a caer en esos bucles y cuál ha sido la causa que ha comenzado este martirio.

Ahora, te quiero contar ciertas causas más propias de la actitud reactiva:

  • Contar con una baja capacidad afirmativa. Si tenemos una falta de habilidades sociales para comunicarnos de forma afirmativa es muy posible que optemos o por una actitud reactiva o bien una actitud pasiva.
  • Reacción al rememorar experiencias pasadas. Posiblemente ciertas situaciones actúen de qué forma disparadores sensibles, nos transportan a lugares y situaciones en las que nos hemos sentido frágiles y nuestra psique reacciona con una defensa férrea para eludir probar exactamente el mismo dolor
  • Sentir culpabilidad y apreciar esconderlo. Si en algún instante sientes culpa por algo que has hecho y alguna persona expone esa situación o bien un tema relacionado, posiblemente adoptes esta clase de actitud para esconder lo ocurrido
  • Esconder la verdad. Muchas veces una actitud protectora aparece en un intento de esconder la verdad sobre algo que estamos mintiendo de manera deliberada.
  • Ataque a tu personalidad. Si sientes que precisas justificar de qué forma eres o bien las resoluciones que tomas en tu vida y piensas que eres juzgado inmerecidamente, posiblemente respondas de forma reactiva.

En la mayor parte de ocasiones, estar en modo defensivo acostumbra a ser resultado de causas y también interactúes psicosociales más que biológicas o bien genéticas. Se trata de una forma de movernos y relacionarnos con nuestro ambiente en el contexto social.

Señales de que estás en actitud reactiva

¿Verdaderamente estás en actitud reactiva o bien afirmativa? Frecuentemente puede costarnos reconocer este género de actitud en nuestra forma de actuar. Repasaremos ciertos signos más frecuentes de este género de actitud.

Vamos a ponernos en una situación en la que te sientes juzgado y no exactamente por algo positivo. Observa los próximos comportamientos y valora si te sientes identificado con alguno de ellos.

  • Parar de escuchar a la otra persona o bien interrumpirla.
  • Inventar disculpas para justificar lo que has hecho.
  • Acusar a la otra persona de hacer algo semejante.
  • Sacar los “trapos sucios” de la otra persona para rebajarla.
  • Cuestionar los sentimientos del otro.
  • Negar la realidad o bien manipular la situación.

Primordiales pensamientos que promueven una actitud reactiva

Existen una serie de opiniones limitantes que son la base sobre la que se asientan los procesos sensibles y conductuales, la actitud reactiva no es una salvedad y asimismo podemos hallar una serie de opiniones que subyacen a esta clase de comportamiento. Vamos a contar ciertas de ellas:

  • Bajos niveles de autoeficacia percibida. Por norma general, se debe a experiencias pasadas en las que no nos hemos sentido lo bastante reconocidos o bien valorados. Acaba siendo una disculpa que empleamos para no esmerarnos en mayor medida. Se da más relevancia a la opinión delos demás que a la propia. En una oración se podría expresar cómo: “Para qué me marcho a esmerar si les dará igual”.
  • Procrastinación, la reina de la partida. El conocido hábito de postergar y dejar todo para el último instante termina produciendo ansiedad y agobio, facilitando una actitud reactiva.
  • Balones fuera. Una persona con tendencia a este género de actitud tenderá a lo que se conoce de qué manera Locus de control externo, esto es, que no tiene ninguna o bien escasa responsabilidad sobre lo que sucede en su vida y sobre sus resultados, con lo que termina produciendo una enorme frustración.
  • Baja tolerancia al cambio. Las personas que no disfrutan de unas buenas habilidades de administración del cambio son más propensas a este género de actitudes, en tanto que cualquier emoción, situación o bien persona puede sentirse de qué forma un ataque a la zona de confort de la persona.

¿De qué manera ser una persona menos reactiva?

A esta altura, ya hemos comprendido en que consiste una actitud reactiva, cuáles son sus causas y hemos aprendido a identificar las señales que nos alertan de que caemos en ella.

Ahora bien… ¿Se puede progresar? La contestación es sí, hay una serie de estrategias que nos asisten a progresar y sentirnos menos reactivos.

Específicamente, te quiero presentar tres estrategias que en mi experiencia propia y la de mis clientes del servicio mejor me han funcionado.

1. Define qué género de persona deseas ser

¿Verdaderamente deseas ser ese género de persona? Si es no la respuesta, debes comenzar a delimitar de forma precisa que género de persona deseas ser y de qué forma te comportarás.

Cuando identifiques ciertas señales que hemos comentado más arriba, para un segundo, respira y cuenta hasta diez y pregúntate ¿De qué manera administraría está situación una versión mejorada de mí?

Te invito a que ya antes de llegar a esa situación escribas una serie de contestaciones que podrías realizar para tener una mayor preparación anterior.

dos. Hombre cauteloso vale por 2

Estoy convencido de que tienes considerablemente más conocimiento sobre tu persona del que crees, precisamente por eso, es muy posible que seas capaz de adelantar exactamente en qué género de situaciones o bien ante qué género de comentarios es más simple que entres en esta clase de actitud.

De qué forma en el caso precedente te invito a realizar una lista con las situaciones y personas que tienen más probabilidades de hacerte “explotar”. Sentirte sorprendido o bien que te coja por sorpresa puede facilitar que reacciones de modo inapropiado.

Por tanto, si puedes adelantar en qué momento resulta más probable que esto ocurra, vas a poder planear tu reacción y estoy convencido de que conseguirás mejores resultados.

tres. Acepta tu una parte del enfrentamiento

Es completamente normal que ante determinado género de enfrentamientos reaccionemos prácticamente automáticamente, especialmente cuando nos sentimos heridos o bien criticados.

Una opción alternativa (que no es fácil) mas verdaderamente es muy potente es aceptar la una parte de responsabilidad que tenemos frente a la situación o bien el enfrentamiento generado.

Como bien afirma el dicho, 2 no se pelean si uno no desea, en consecuencia, las dos partes tienen su parcela de responsabilidad.

Reconocer que juegas un papel en el enfrentamiento va a ayudar a rebajar la tensión y promoverá el acercamiento de las dos posturas para buscar una solución en común.

En vez de reaccionar inmediatamente a sus sentimientos de sentirse herido o bien criticado, puede procurar aceptar la responsabilidad de cualquier una parte de la que pueda ser responsable en la situación.

Por servirnos de un ejemplo, si te solicitaron que hicieses algo y no lo hiciste, podrías contestar diciendo: “Tienes razón, debería haberlo hecho. Me disculpo.»

Reconocer que juega un papel en el inconveniente va a ayudar a aliviar la situación y le dejará trabajar así como la otra persona para solucionar el inconveniente.

Si algo debes rememorar es que la actitud reactiva es una conducta aprendida y de qué forma toda conducta aprendida se puede desaprender. No eres la única persona que se siente de esta manera y este género de reacciones son parte de la naturaleza humana.

No obstante, si es una cosa que te está perjudicando y te agradaría mudar, te recomiendo que trabajes en la mejora de este aspecto comportamental y te aseguro que vas a tener una mejora substancial tanto para ti para las personas que te rodean.

Latest Posts

MÁS VISTOS