Pila de hidrógeno
Motor

¿Qué es la pila de hidrógeno o bien comburente? De este modo marcha

¿Qué es la pila de hidrógeno o bien de comburente? De este modo marcha esta tecnología que puede ser clave para un futuro sustentable en la automoción

¿La pila de hidrógeno te suena a ciencia ficción? ¿Deseas saber más? Comenzamos por lo básico. La pila de hidrógenos se emplea en un vehículo eléctrico y reemplaza el grande, pesado y costoso bulto de baterías cargado en internet por un sistema electroquímico parcialmente pequeño, ligero y costoso que genera electricidad a bordo. ¿Proseguimos?

De qué forma marcha la pila de hidrógeno o bien pila de comburente

La pila de hidrógeno, asimismo llamada pila de comburente es, por decirlo así, la planta de energía del sistema. En ella, el gas de hidrógeno extraído de un tanque presurizado a bordo reacciona con un catalizador, típicamente hecho de platino. El proceso extrae los electrones del hidrógeno, liberándolos a fin de que creen la electricidad que fluye a través del motor eléctrico para nutrir el turismo.

Tras esto, los electrones vuelven a la pila de comburente, donde se reúnen con el hidrógeno padre en presencia del oxígeno que se extrae del aire entorno. Se reúnen en una proporción de 2 átomos de hidrógeno por uno de oxígeno. Exacto: H2O o bien agua, que es la responsable de enfriar la pila (todas y cada una esas moléculas excitadas generan mucho calor) antes que abandone el vehículo por el cilindro de escape del vehículo, como una combinación de vapor y agua destilada.

Una célula de comburente no genera tantos electrones, con lo que los fabricantes de vehículos unen decenas y decenas de células llanas y rectangulares en una pila de células de comburente para conseguir suficiente energía para nutrir un vehículo o bien un camión. La pila actúa como una batería, liberando electricidad en un flujo incesante para nutrir el motor eléctrico del vehículo y la electrónica ayudar.

Las pilas de células de comburente acostumbran a tener un tamaño que genera un tanto más de potencia de la que el vehículo puede usar en condiciones normales de aceleración y crucero. El exceso, aumentado por la electricidad del sistema de frenado regenerativo del vehículo, se guarda en una pequeña batería de iones de litio para emplearla cuando el vehículo precisa una extra de energía auxiliar.

Cuando la pila de células de comburente hace su trabajo, el vehículo marcha como cualquier otro vehículo de tracción eléctrica en la carretera, gozando de un comportamiento sigiloso, gozando de una enorme aceleración, merced a la enorme cantidad de par que le proporciona el motor eléctrico.

El empleo del hidrógeno como comburente

Los automóviles de pila de comburente no precisan gasolina ni gasóleo ni tampoco cuentan con un enchufe de recarga como los automóviles eléctricos usuales (como te afirmamos, son eléctricos, mas no se recargan con electricidad).

Este género de automóviles utilizan el hidrógeno como “combustible”, generan cero emisiones por el cilindro de escape y pueden recorrer en torno a quinientos quilómetros o bien más con una sola recarga y su proceso de repostaje es algo más lento que el de un vehículo de combustión normal, entre 3 y a 5 minutos, mas mucho menor que el que precisa un vehículo eléctrico, en el que hablamos de horas para una carga total.

Los automóviles de hidrógeno existen desde hace ya un tiempo, mas su popularización cuenta con un pequeño gran problema: la escasa presencia de puntos de repostaje de hidrógeno.

Alto costo de adquisición de los automóviles de hidrógeno

Otra de las contrariedades con las que se hallan, de momento, este género de automóviles de pila de comburente es su alto costo de adquisición. Se trata de desarrollos costosos con tecnología costosa y que no se generan en series elevadas, lo que evita que puedan ser rentables. Una tendencia que, poquito a poco, como pasa con el turismo eléctrico, se revertirá.

La dificultad de generar el hidrógeno

El hidrógeno es el factor más habitual del planeta, con lo que no hay que preocuparse por su escasez. No obstante, extrañamente existe como hidrógeno libre, generalmente está ligado a algo más, como el hidrógeno en el agua o bien en el gas natural.

Una parte del hidrógeno se fabrica in situ en unas pocas estaciones de servicio que usan la electrólisis para separar las moléculas de hidrógeno del agua. La electricidad para ese proceso puede proceder de paneles solares o bien de la red eléctrica local.

La mayoría del hidrógeno para comburente se fabrica en grandes plantas de procesamiento de hidrógeno, que son exactamente las mismas que sirven a la industria petrolera. El hidrógeno se transporta en camiones a las estaciones y se guarda en grandes tanques sobre la tierra.

Pilas de hidrógeno

Seguridad máxima

Una de las preocupaciones existentes es si un vehículo con pila de comburente puede ser peligroso. La contestación corta es que el hidrógeno es prácticamente tan seguro como la gasolina que ponemos ahora en los depósitos de comburente de la mayor parte de los automóviles. En verdad, un tanque de gasolina promedio contiene de 3 a 4 veces más energía y potencia explosiva que un tanque de hidrógeno usual.

Diferentes pruebas, tanto en choques como en explotes, han probado que la seguridad de los vehículos de hidrógeno es superior a la de los vehículos de combustión, merced a las propiedades del hidrógeno que, al pesar menos, se disipa cara la atmosfera más de forma rápida.

La pila de hidrógeno o bien de comburente puede ser el enorme futuro de la industria automovilística y del transporte por sus importantes beneficios ambientales y la exuberancia de hidrógeno, si bien, por el momento, se encara a contrariedades como la escasa presencia de zonas de repostaje, la tímida apuesta de las marcas de vehículo y el alto costo de los turismos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *