Convulsión en Suecia por el homicidio a balazos del rapero Einar

El rapero sueco Einar, cuyo auténtico nombre es Nils Kurt Erik Einar Grönberg fue asesinado la noche de este jueves. Este acontencimiento...

ÚLTIMOS POSTS

¡Que el trabajo no nos robe la vida!

Eludir que el trabajo se nos robe la vida y ¿De qué manera edificar organizaciones más humanas?, son 2 de las preocupaciones más esenciales para las altas gerencias e inclusive los pequeños   emprendedores hoy en día.

¿Quién no ha escuchado continuamente comentarios como: “Se me va la vida trabajando” o bien “Desde que comencé a trabajar no tengo vida para nada más”? Creo que prácticamente todos lo hemos escuchado e inclusive lo hemos dicho en algún instante de nuestra vida laboral.

Es triste meditar que, lo que en algún instante fuera nuestro sueño, el formar una compañía productiva, rentable y que produjera empleo, al final terminara siendo el cefalea de nuestros cooperadores, al punto de acudir a sus jornadas de trabajo más por supervivencia que por disfrute y pasión.

Ese es el panorama que envuelve al planeta laboral por lo general. Miles y miles de referencias se han hecho en T.V., cine, radio o bien libros en frente de lo estresante que es levantarse en la mañana para ir a entregarle nuestro tiempo y energía a una fría y poco agradecida organización, mientras que nuestra vida se desvanece en frente de un escritorio con una computadora de los 90’s y se nos llena la piel de arrugas.

Muchos de los jefes del ambiente empresarial no desean esto para sus empleados, la enorme mayoría excluyendo a ciertos a quienes los cargos les han arrasado sus capacidades para liderar, absolutamente nadie quiere tener el centro de la productividad y el sentir de su empresa en un conjunto de personas abatidas y meridianamente estresadas por trabajar en nuestra organización.

Previamente esto no importaba mucho, había una obsesión numérica en la que el cooperador no existía alén del desempeño que tenía, mas las cosas han empezado a mudar.

Nuevos paradigmas

La revolución digital y de la información ha aumentado significativamente la productividad de las organizaciones, las largas jornadas escribiendo aburridos documentos o bien examinando datos de forma manual han pasado a la historia y se vive hoy día un cambio en las formas de efectuar los trabajos, un caso claro es el trabajo a distancia.

Las compañías han empezado a darle un papel protagonista a los cooperadores, comprendiéndolos como lo que son, humanos con metas, deSeos, puntos de vista diferentes, ideas e inclusive cansancio y enfurezco, emociones absolutamente canceladas previamente en el campo laboral.

Cientos y cientos de empresas empiezan a probar horarios laborales reducidos de cuatro y seis horas, entregando resultados bastante prometedores en frente de la productividad que al fin y al cabo era el factor que más desgaste físico y mental produce en los cooperadores.

Las organizaciones se han vuelto flexibles, se tienen mejores y más estructurados planes de seguridad, vacaciones y retribuciones, impensables en temporadas precedentes, se le ha intentado mudar el semblante frívolo y atroz a las compañías por uno de desarrollo personal y profesional, de entendimiento sensible, de acompañamiento y de trabajo en grupo prácticamente desde una visión laboral.

Nuevas problemáticas

No obstante, no todos han sabido adoptar de buena forma los cambios que el ambiente laboral esta padeciendo y padecerá, ciertos hoy día procurar igualar la capacidad productiva de los empleados al de las tramas o bien los análisis sistematizados, imponiendo largas cargas laborales en reducidos tiempos o bien jornadas de trabajo de hasta dieciseis horas, sin duda perjudiciales para la salud del cooperador.

¿Dónde queda la humanidad allá? ¿Por qué razón no avanzar? Esta clase de organizaciones se van a dar cuenta muy tarde que aquellas empresas que consiguen reconocer que el cooperador es humano, que precisa tiempo para dormir apropiadamente, gozar sus aficiones, sus relaciones interpersonales, sus familias e inclusive tiempo para no efectuar nada más que respirar, han conseguido mayores avances en innovación y desempeño productivo, y también van a dar cuenta demasiado tarde que un cooperador feliz es doscientos por ciento más eficiente.

¡Que el trabajo no te robe la vida!

Por otro lado, está el cooperador que, pese a reconocer que su trabajo le esta absorbiendo la existencia, continúa allá y es absolutamente entendible, las ocasiones son escasas y las necesidades son muchas, en ocasiones por temor a enfrentar otros ambientes o bien un campo laboral completamente extraño a su conocimiento.

Se debe dar el paso para mudar, para entrar en lo ignoto, muchos continúan en estas organizaciones infrahumanas por el hecho de que aceptan que como es allá es en todos lados, de ahí la relevancia de redactar estas líneas, no es de esta forma, muchos se están esmerando por edificar organizaciones más humanas y seguro se sentirían muy felices de tener tu talento entre sus cooperadores.

Suena bastante difícil y considerablemente más bastante difícil es tomar resoluciones en frente de ello, mas hay aspectos que no se deben obviar; el tiempo que al final es tu activo más valioso, tu familiar, que solo vas a tener por una temporada, tus hijos que van a ser pequeños solo por un breve instante, tus sueños, tus gustos, tu dicha.

El emprendedor debe tener de base, desde el momento en que se sueña su empresa todavía sin tener un dólar de capital que lo más esencial han de ser sus cooperadores y su bienestar, sabiendo ello, jamás va a estar solo y va a tener buenos resultados.

¿De qué forma edificar organizaciones más humanas?

El paso inicial para edificar organizaciones más humanas es reconocer eso, que las organizaciones están compuestas de humanos, no de máquinas, no de computadoras, no de automóviles o bien productos, sino más bien de individuos que ponen sus conocimientos y energía física en una meta mutuo.

El segundo paso es entender que el activo más valioso para cada humano es el tiempo y que la retribución en dinero solo es parte de aquello que el cooperador requiere, que hay que brindar retribución sensible, reconocimiento, tiempo de ocio, confianza, buen dialogo, acompañamiento en temas propios del humano, ninguna compañía tendrá cooperadores felices si no se le da la ocasión al empleado de percibir a su hijo a lo largo de un parto o bien dejar un día para festejar la graduación de su hija sin que se vean perjudicados sus ingresos.

El tercer paso es determinar la compañía como un lugar de desarrollo personal, alén de un ambiente puramente laboral.

Organizaciones más humanas

Google es un claro ejemplo de ello, si bien se trabaja duramente a lo largo de las horas laborales, muchos de sus empleados continúan en promedio veinticuatro horas más en las instalaciones, eminentemente en actividades recreativas, educación entre otras muchas, las organizaciones deben mudar en ese aspecto y fomentar la diversificación.

Como conclusión, desde las organizaciones debemos reconocer la humanidad como base de nuestra productividad, el tiempo de los cooperadores y su dicha como los activos más valiosos y dese allá fomentar una diversificación empresarial que nos lleve a tener cooperadores que no perciban que nuestras empresas o bien emprendimientos les roban su vida, sino a la inversa de ello, se sientan orgullosos de estar bajo nuestra marca, una marca que haga una parte de este nuevo estilo de organizaciones más humanas,  que fomenta la dicha y el progreso de todos , elementos que van a tener un efecto interminablemente positivo en el usuario y el la compañía generalmente.

Te recomiendo leer otro de mis artículos:

Latest Posts

MÁS VISTOS