Bujías
Motor

pieza clave de un motor gasolina, ¿para qué valen?

Descubre qué son las bujías, cuál es su relevancia en el funcionamiento del motor, fallos habituales y mantenimiento frecuente

Los amantes de los vehículos saben mucho de motores, de componentes o bien de mecánica. Mas no todos y cada uno de los que nos ponemos a los mandos de un vehículo sabemos distinguir un manguito del turbo, por poner ejemplos nada similares. De ahí que, si alguna vez te preguntaste qué es una bujía, mas jamás precisaste saber la contestación, la hemos buscado para ti.

¿Qué es una bujía?

Las bujías son un pequeño, mas fundamental, elemento en el motor de nuestros vehículos. Se hacen cargo de proveer la chispa de encendido a fin de que se inflame el carburante en la cámara de combustión. Mas no es la única función que realizan: asimismo se encargan de calmar el calor que se produce en la cámara de combustión cara el sistema de refrigeración.

Las bujías, además de esto, aguantan el calor y la presión extrema de los tubos y están hechas para abrasar los depósitos de los aditivos del comburente o bien otros contaminantes. Sin su chispa, sería imposible que un vehículo de combustión arrancara. Y como la salud de las bujías está relacionada directamente con el desempeño del motor, es lógico que las bujías enclenques o bien en condiciones malas provoquen vicisitudes, así sea por inconvenientes de arranque en frío o bien por fallos de encendido a lo largo de la aceleración. Además de esto, si las bujías no están en perfectas condiciones, el motor del turismo no va a funcionar a la máxima potencia, contamina más y vas a poder ver que el consumo de comburente se eleva, suponiendo un costo extra a tu economía.

Un funcionamiento conveniente de las bujías implica que han de ser componentes estancos y también impedir que pasen los gases del interior del tubo al exterior. Al tiempo, deben aguantar los hidrocarburos y ácidos propios de la combustión sosteniendo el aislamiento eléctrico merced a su resistencia térmica, mecánica y eléctrica.

Por último, es preciso que sostengan una temperatura estable a lo largo de su funcionamiento, entre los quinientos grados y los novecientos grados , acomodando su graduación térmica a las necesidades del instante. De esa forma, si no llega a la temperatura conveniente, no se quema bien la mezcla y el hollín terminan por obstruir la bujía, impidiendo que salte la chispa. Si por contra, se calienta demasiado, podría generarse autoignición antes que se produzca la chispa y podría derretir los elementos de la bujía o bien dañar los tubos.

Géneros de bujías

En función de su grado térmico, podemos distinguir entre bujías frías y bujías calientes. Por grado térmico comprendemos la capacidad que tiene la bujía de desvanecer el calor de la cámara de combustión a la culata donde va fijada.

Las bujías tienen la punta del aislador larguísima, y el recorrido del calor no es directo, con lo que evacua poco calor de la cámara de combustión cara la culata.

  • Las bujías calientes conducen el calor con lentitud y se sostienen calientes. Se aconseja que el vehículo que solo hace recorridos cortos en la urbe, precisa bujías más calientes para abrasar los depósitos de lignito.
  • Las bujías frías cuentan con la punta del aislador corta, y el recorrido del calor es muy directo, con lo que evacua mucho calor de la cámara de combustión a la culata. Las bujías frías conducen el calor con velocidad y se sostienen más frías.

Para resumir, las bujías frías son ideales si tu turismo  efectúa viajes largos, a grandes velocidades o bien con carga, puesto que en estas situaciones cuando la disipación de calor es esencial. Mientras, las bujías calientes están en especial concebidas para intentar eludir los depósitos de hollín en conducción de cortos recorridos o bien con arranques y paradas usuales. Asimismo se emplean en motores viejos con mucho desgaste y pérdidas de compresión.

Sin embargo, lo más conveniente es que consultes el manual del vehículo puesto que va a estar detallado cuál es la tipología más conveniente.

Cambio de bujías

¿Con qué frecuencia se cambian las bujías?

Por fortuna, las bujías no precisan ser sustituidas muy con frecuencia y pueden pasar años y muchos quilómetros antes que la substitución sea obligatoria.

La mayor parte de los fabricantes de vehículos sugieren que se instalen nuevas bujías cada treinta-sesenta quilómetros aproximadamente; no obstante, la longevidad de las bujías depende de la condición y el género de bujía. Las bujías de cobre, por poner un ejemplo, son las que tienen una vida más corta, al tiempo que las bujías hechas de materiales más avanzados y durables pueden suministrar una duración de hasta 4 veces más.

Es esencial substituir todas y cada una de las bujías, si bien solo esté imperfecta una de ellas, a fin de que no se genere un desequilibrio en el encendido.

¿Qué síntomas pueden apuntar que las bujías de mi vehículo precisan ser sustituidas?

  • Ruidos extraños. Cuando las bujías comienzan a fallar, es posible que se aprecien ruidos infrecuentes por la fuerza de los pistones y que la combustión no marcha apropiadamente. Los pistones viajan a altas velocidades: si la bujía se dispara en el instante equivocado, esto puede provocar ruidos incesantes de traqueteo o bien vibraciones extrañas.
  • Arranque bastante difícil del vehículo. Si el turismo tiene inconvenientes para arrancar o bien se siente desmantelado y con sacudidas, posiblemente las bujías no funcionen adecuadamente, lo que puede provocar fallos de encendido y un desempeño errante.
  • Peor desempeño del motor. Si la chispa que produce la bujía no marcha al 100 por ciento , el desempeño del vehículo va a ser deficiente y experimentará una conducción lenta y con desperdicio de comburente.
  • Mayor gasto de comburente. Unas bujías gastadas hacen que parte de la mezcla aire/combustible no sea quemada de forma apropiada, elevando el consumo de comburente.

Las bujías son un factor de vital relevancia para el funcionamiento del motor y, con esto, del vehículo. Su funcionamiento errante puede provocar consecuencias como que no puedas arrancar el vehículo y que tu motor consuma más comburente y tenga menos potencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *