Sociedad

Pasos para hacer mudanzas Quito sin estrés ni complicaciones

Siguiendo algunos consejos se pueden reducir las complicaciones a la hora de trasladarse a vivir o mudar la oficina. En la capital de Ecuador se debe solicitar permiso para trasladar muebles y enseres, por lo que es obligatorio tomar previsiones a la hora de organizar todo.

Trasladar de un sitio a otro una familia o una empresa, generalmente es una situación estresante que puede implicar incomodidades si no se toman medidas para planificar bien cada paso. En lo referido a las mudanzas Quito es una ciudad en la cual funcionan varias empresas que facilitan el proceso y que se pueden contactar en línea.

Antes de contactar con una compañía para la mudanza es recomendable elaborar un plan escrito con un listado de los pasos que se deben cumplir, dependiendo del plazo que se tenga. Cuanto más pronto se inicien los preparativos, menos complicaciones se tendrán.

Es aconsejable finiquitar los asuntos con los servicios de la propiedad que dejas y tramitar lo relativo al sitio donde vayas, es decir, revisar el pago de deudas para el pago del agua, electricidad, gas, TV por cable, internet, y conocer si en el sitio del destino hay facturas pendientes o si los servicios funcionan de forma adecuada.

Para efectuar mudanzas en Quito se debe tramitar un permiso, en vista de que las autoridades ecuatorianas exigen, desde el 2011, que todo traslado de enseres y mobiliario tenga una autorización.

El interesado debe solicitar ante la Unidad de Policía Comunitaria, el documento para poder realizar la movilización. Esto se hace por medida de seguridad, para verificar que no se estén trasladando bienes robados.

Proceso de embalaje

Si se tiene estipulado con meses de antelación el traslado, puedes dividir con tiempo las tareas. Es importante saber qué objetos se van a trasladar y cuáles no, así como también es importante verificar en cada habitación u oficina los muebles, objetos y pertenencias para organizarlas en función de aquellas que se vayan a llevar de las que se puedan vender o donar.

Una vez que se tenga una organización estimada lo que se debe trasladar, será el momento de encontrar una empresa de mudanzas para familiarizarse con las tarifas, las condiciones de traslado y los servicios que ofrezcan para poder concretar el servicio.

Será también necesario conseguir una buena cantidad de cajas y cintas para embalar. Pueden encontrarse en tiendas o a través de la empresa de mudanzas. Para facilitar el proceso es recomendable rotular las cajas, según lo que se guarden en ellas, para que sea más fácil en el momento de llegar al nuevo destino y se necesite desembalar. Pueden estar divididas por las estancias a las que vayan destinadas.

Las cajas con materiales frágiles que deben estar marcadas de forma visible y grande, para tener cuidado al moverse y que no se coloque nada con mucho peso encima.

También se puede emplear un sistema con pegatinas de colores o con números que identifiquen el sitio de destino (amarillo o un número para la cocina, azul para la habitación principal y así). Este mismo sistema se puede hacer con los enseres para que los empleados de la compañía de mudanza puedan saber dónde va cada cosa.

Además de cajas, hay que buscar periódicos o material de embalaje para envolver las piezas frágiles de forma individual para evitar que se rompan en el traslado. Los artículos deben estar acompañados por sus complementos, es decir, las lámparas con sus bombillas, aparatos con sus cableados. 

Días antes del traslado es recomendable consumir los alimentos perecederos y realizar el proceso de descongelar la nevera un día antes de mudarse para que no esté derramando agua durante el traslado.

Pocos días antes del traslado, se debe notificar la nueva dirección en el banco, empresas de suministros y suscripciones, así como coordinar con algún vecino para que reciba el correo que pueda llegar las primeras semanas después de la mudanza.

Tener a mano

En bolsos y maletas es recomendable colocar la ropa y pertenencias de uso diario, ropa de cama y lo que se pueda requerir durante los primeros días de estancia en el nuevo lugar.

Hay que tener sumo cuidado con las joyas, objetos de valor, documentos personales y pasaportes, éstos deben estar en siempre a mano, a poder ser en un equipaje pequeño para no perderlos de vista. También es importante tener al alcance las agendas y la lista de teléfonos ante cualquier emergencia. Otro punto que debe tenerse a mano son los fármacos de consumo frecuente y un botiquín de primeros auxilios.

Es imperativo hacer un inventario detallado por escrito de la cantidad de cajas, muebles y enseres que se trasladarán con la empresa de mudanzas. Y será necesario verificarlas cuando se estén montando en el camión antes de la salida. El fin es poder constatar que todo llegue al destino sin problemas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *