Lamento unánime de los empresarios por un Govern «fuerte» y que priorice la economía

Más de trescientos patronales, asociaciones y empresas se conjuran en un acto unitario para condenar los actos salvajes de las últimas semanas Los asistentes...

ÚLTIMOS POSTS

Los veinte vehículos más feos del planeta

Si bien la belleza está en los ojos del que mira, muchos son los usuarios que consideran que estos son los veinte vehículos más feos del planeta. ¿Qué opinas?

Se acostumbra a decir que la fealdad es un término abstracto, subjetivo y personal. Al final todo depende de los ojos con los que se mire, si bien asimismo es verdad que se ha llegado al acuerdo de que hay unos cánones de belleza y, en consecuencia, asimismo de fealdad. En lo referente a los vehículos, podríamos decir sin miedo a confundirnos que existen 3 principios estéticos fundamentales: la proporción, el estilo y los detalles y su incumplimiento da sitio a un posible ranking de los vehículos más feos.

El diseño exterior es la carta de presentación del turismo y, además de esto, uno de los elementos que más tienen presente los conductores en el momento de escoger un vehículo. Las marcas lo saben y desde hace décadas procuran sacar provecho de estos deSeos irracionales. Los profesionales del diseño tratan de ofrecer a los conductores un producto renovador en su exterior, conjuntado con el resto de peculiaridades que se valoran en un buen vehículo.

Para gustos ya están los colores y los libros de marketing enseñan que cada gusto es un mercado a explotar. Las marcas desde siempre y en toda circunstancia han intentado arriesgar con el diseño para llegar a un público más extenso.

El próximo ranking está compuesto por los veinte vehículos más feos que han pisado las carreteras. Podemos hallar automóviles que han salido al mercado en los últimos tiempos, mas asimismo modelos que aparecieron a lo largo del siglo veinte. Prácticamente ningún fabricante, ni tan siquiera las marcas más conocidas y fiables, se salvan de las críticas a los diseñadores que a veces han ido lejísimos con sus diseños, equivocándose en las proporciones, planteando un estilo poco afortunado o bien escamoteando detalles esenciales. En todo caso, si la belleza y la fealdad son conceptos subjetivos, asimismo lo es este top de turismos feos.

BMW Isetta

En la década de los cincuenta, la marca alemana BMW estaba al filo de la ruina al reducir drásticamente la producción de motos. Precisaban un vehículo que fuera un superventas y cuyos costos de producción fuesen mínimos. Iso Rivolta, fabricante italiano de frigos y minicoches, vendió a los alemanes los derechos de un triciclo que tenía expuesto en el Salón del Vehículo de Turín de mil novecientos cincuenta y cuatro y BMW lo transformó en un minicoche de puerta delantera y un motor de 4 tiempos de un solo tubo en la parte posterior. Pese a su peculiar diseño y modestas posibilidades, el Isetta vendió en su primer año más de diez unidades transformándose en el superventas que BMW precisaba.

Fiat Multipla

Si hay un modelo que siempre y en toda circunstancia está en el ranking de automóviles más feos es el Multipla. Fiat, conocida por su buen estilo en la fabricación de automóviles, cometió tantos fallos en el diseño del monovolumen como aciertos en lo que se refiere a funcionalidad y consumo. Los italianos fueron siendo conscientes del fallo y también procuraron prosperar el aspecto exterior pocos años después. Aún se prosiguen viendo ejemplares, pese a que dejaron de venderse ya hace diez años.

Fiat Multipla

Pontiac Aztek

Universalmente conocido tras la emisión de la serie Breaking Bad, una de las series míticas de T.V. este crossover tiene el incierto honor de competir con el Multipla en todas y cada una de las listas de automóviles feos. General Motors se dio cuenta del fallo y dejó de fabricarlo a los 4 años; curiosamente en la cuarta temporada de la serie, Walter White, el protagonista de Breaking Bad, asimismo se deshace de él y lo cambia por un Chrysler trescientos.

Aurora

Desarrollado y construido en la década de los cincuenta por el sacerdote católico Alfred Juliano, el Aurora procuraba ser el turismo más seguro del planeta: tenía cinturones de seguridad, barras antivuelco y el abombamiento del parabrisas procuraba eludir que los pasajeros impactasen contra él, mientras que el parachoques trasero estaba relleno de espuma. En lo que se refiere a seguridad fue un vehículo adelantado a su temporada, mas sus ridículas formas exteriores lo condenaron al descalabro, y a Aurora Motor Company a la ruina.

Peel P50

Indudablemente, el modelo más pequeño de esta clasificación. Contaba con una sola puerta que se abría lateralmente y solo tenía un faro. Las 3 marchas delanteras eran suficientes para desplazar un motor de cuarenta y nueve centímetros cúbicos y que apenas tenía cuarenta y cinco CV.

Peel P50

Reliant Robin

Este turismo apareció en los años cincuenta y fue un enorme éxito en G. Bretaña, donde pagaba impuestos como una motocicleta al tener 3 ruedas. Esta particularidad y su consecuente inestabilidad en las curvas no impidió que se vendiese con enorme éxito a lo largo de décadas.

Reliant Robin

AMC Gremlin

Fabricado entre mil novecientos setenta y mil novecientos setenta y ocho, es un claro ejemplo de priorizar lo económico (el planeta estaba inmerso en la crisis del petróleo) en frente de lo estético. La apuesta le salió bien a la American Motors y fue uno de los turismos más vendidos en el mercado estadounidense.

AMC Gremlin

Tata Nano

Al gigante indio Tata no le salió tan bien como a American Motors su apuesta por lo económico. Destinado a vender millones por su pequeño tamaño y su bajo coste, su falta de medidas de seguridad (cero estrellas en las pruebas de choque Global NCAP en protección para adultos) y su falta de atrayente transformaron al Nano en un descalabro comercial.

Tata Nano

Ford Edsel

La extraña calandra vertical que encabeza el frontal del vehículo recibió en su día todo género de apodos soeces; si a un diseño peculiar se le une un consumo disparado, una deficiente caja de cambios y una emisión de humos muy, muy alta, no extraña que el Edsel sea considerado el mayor descalabro de Ford en su historia.

SsangYong Rodius

Este modelo es otro de los tradicionales que no acostumbran a faltar en la lista de turismos poco afortunados. Una apuesta muy peligrosa de la marca coreana, tan criticada por su aspecto exterior (esa especie de voladizo en el techo de la parte posterior y esas líneas tan rectas), como elogiada por su extenso espacio y costo ajustado.

Sebring Vanguard Citicar

Pese a tener un aspecto más de carro de golf que de turismo, de ser un biplaza eléctrico con un motor de solo tres.5 CV y de producir una velocidad máxima de cuarenta km/h, el Citicar fue un bum de ventas inopinado a mediados de la década de los setenta en E.U.. La crisis del petróleo favoreció, indudablemente, el éxito del considerado primer modelo eléctrico de producción de la historia.

Chrysler PT Cruiser

Inspirado en un tradicional de la marca, el Chrysler Airflow Imperial de mil novecientos treinta y cuatro, el PT Cruiser fue un incomprendido debido a su especial diseño: un morro tal vez demasiado alargado, unos sobredimensionados pasos de rueda y un extraño techo ascendiente. De manera comercial le fue bien, estuvo once años en el catálogo de la marca, si bien en claro descenso desde la época siguiente a la que fue lanzado.

Nissan Cube

En el país nipón es muy frecuente diseñar turismos-cubo o bien cuadrados, mas el público europeo no termina de comprender esta estética y prácticamente los toma por microfurgonetas de reparto ciudadano. El Nissan Cube fue otro vehículo de buenas posibilidades, mas cuyo diseño peligroso no se ganó en ningún instante la simpatía de los conductores.

Nissan Cube

Audi A2

El enorme fallo de la marca alemana, un vehículo que se salía de las líneas tradicionales y deportivas que caracterizan a Audi y debió ser retirado del mercado al poco tiempo debido a sus malos números de ventas.

Audi A2

Renault Twingo

La marca francesa lo destinó para utilizarse prácticamente solamente en la urbe por su tamaño, sencillez de parking y poco consumo. Y acertó de pleno desde el punto de vista comercial, pese a tener una estética muy mejorable. Esas 3 “salidas de humo” del capó, así como unas líneas redondeadas que le hacían asemejarse a un huevo, le daban un aspecto con grandes márgenes de mejora.

Toyota Yaris Verso

La compañía nipona deseó hacer un monovolumen partiendo del triunfante utilitario Yaris y lo cierto es que el resultado, desde el punto de vista estético, dejó bastante que querer.

Toyota Yaris Verso

Aston Martin Lagonda

Salió en venta por unos doscientos cincuenta euros para un público obviamente muy pudiente. Fue el primer vehículo que se controlaba por PC, mas el inconveniente residió en que pocas veces funcionaba adecuadamente. Se sostuvo en el mercado entre mil novecientos setenta y cuatro y mil novecientos noventa y solo se generaron seiscientos cuarenta y cinco unidades.

Aston Martin Lagonda

Toyota WiLL

Desarrollado en mil novecientos noventa y nueve y dirigido a un público juvenil, su peculiar diseño futurista logró que fuera un descalabro a nivel comercial.

Toyota WiLL

Citroën Ami seis Berlina

Para , señora“. Era mil novecientos sesenta y uno cuando la marca francesa usaba este reclamo promocional para lanzar al mercado una berlina con un diseño controvertido: tenía una luna trasera invertida, que unía el techo del vehículo con la puerta del maletero y así ganaba algo más de espacio. Esta berlina estaba inspirada en los modelos dos CV y DS y llegó a vender más de un millón de unidades hasta mil novecientos setenta y nueve, data en la que dejó de fabricarse.

Seat Toledo (3ª Generación)

Asimismo hay espacio en esta clasificación para marcas españolas. La tercera versión del Toledo resultó ser un intento de mudar y actualizar un modelo que estaba marchando realmente bien en el mercado y no fue una gran idea. El vehículo no era ni un monovolumen, ni una berlina ni un sólido, y al final no agradó a absolutamente nadie.

Arriesgar con el diseño es de las mejores formas de crear, mas en ocasiones no sale bien. Repasando los veinte vehículos más feos de la historia semeja que, en ciertos casos, la practicidad ganó la partida al diseño, como es el caso del Nissan Cube o bien del Fiat Multipla, un tradicional en cualquier ranking de automóviles feos. En otras ocasiones, la estética exterior es demasiado vanguardista (Toyota WiLL) o bien se adelantó a su tiempo, y por último en ocasiones sale todo mal: desde el diseño hasta las posibilidades del vehículo en cuestión.

Latest Posts

MÁS VISTOS