Motor

Los diez bosques más espectaculares

En Quilómetros que cuentan ya te hemos hablado de ciertos paisajes de montaña más espectaculares de todo el país, destinos que merecen una escapada para gozar de la conducción por la montaña y de lugares únicos en nuestra geografía. Esta vez no hace falta subir como mucho alto, sino más bien perderse entre bosques frondosos y fragas reservadas que dejan con el corazón helado a quien las descubre por vez primera.

Los diez bosques de España más espectaculares

Fragas do Eume (A Coruña, Galicia)

Una ‘fraga’ debe tener una composición natural fuera de lo normal en lo que se refiere a especies y una espesura que impida que la luz del sol llegue hasta el suelo, todo ello sin precisar que la mano del hombre esté por detrás. De este modo se forma un ecosistema en el que la humedad y temperatura es incesante como sucede dentro de A Coruña, entre los concellos de As Pontes, Pontedeume, Cabañas y Monfero. Está clasificado como Parque Natural merced a nueve mil hectáreas de superficie en las que no faltan cataratas naturales que dejan al visitante con la boca abierta.

Hayedo de Montejo (la capital de España)

Es Patrimonio de la Humanidad y tiene su visita limitada, con lo que se debe reservar con cierta antelación si se quiere visitar, si bien siempre y en todo momento se deja un número de pases para las personas que llegan sin reserva día tras día. Mas este hayedo ubicado al norte de la Comunidad de la capital de España merece una visita, sobre todo en otoño por sus peculiaridades singulares. Es posible percibir gatos monteses y tejones entre sus doscientos cincuenta hectáreas que se pueden descubrir tomando como base 3 caminos diferentes: el mirador, el río y la ladera.

Bosque de Munieyos (Asturias)

Es el mayor robledal de Europa y no extraña puesto que es parte integrante de una reserva natural a la que asimismo pertenece el Parque Natural de las Fuentes del Narcea y del Ibias. Aparte de ser el más grande del continente, asimismo es uno de los robledales mejor preservados, con su flora virgen, y acoge en su seno a bellos y espectaculares ejemplares de oso pardo. Ha sido declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera y solo puede ser visitado por un máximo de veinte personas día a día.

Selva de Irati (Navarra)

Con sus diecisiete hectáreas, es el segundo hayedo más extenso de Europa y asimismo uno de los mejor preservados. Ofrece a sus visitantes colores mágicos en todos y cada cambio de estación y encierra uno de los tesoros mejor guardados de la vegetación nacional, el Hayedo de Lizardoia, con ejemplares que superan los cuarenta metros de altura. Está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y cuenta con un centro de interpretación que ayuda al visitante a descubrir sendas únicas en el planeta.

Selva Irati

Monumento Nacional de las Secoyas del Monte Cabezón (Cantabria)

Muchos son los que se preguntan de qué manera puede haber unos árboles tan fantásticos como estos en Cantabria. En los años cuarenta se procuraron especies foráneas para asistir a repoblar la zona, mas se precisaba que se adaptaran bien al tiempo. Se trajeron estos árboles desde U.S.A. y hoy día se preservan más de ochocientos secoyas de enormes dimensiones y que se consideran desde mil novecientos ochenta y nueve como Monumento Nacional. Además de esto, su enorme longevidad presagia a estos ejemplares muchos visitantes durante su vida.

Camino del bosque encantado (Tenerife, Canarias)

En el nordoeste de la isla y en la Reserva del Pijaral se halla el camino de La ensillada-Cabeza de Tejo, que es el nombre oficial del bosque. Ocupa trescientos hectáreas, es un Espacio Natural Protegido y es uno los rincones más visitados de Tenerife, en una buena parte por ‘culpa’ de la Píjara, un helecho de tres metros de longitud que es el corazón del bosque. Muchos lo equiparan con la idea que se han hecho de de qué forma sería el escenario de un cuento de hadas y no es para menos.

Parque Natural de los Alcornocales (Cádiz, Andalucía)

Sus más de ciento setenta hectáreas se asientan primordialmente en la provincia de Cádiz, si bien asimismo ocupan una parte de la de Málaga. Es Parque Natural desde mil novecientos ochenta y nueve y compone la mayor representación de alcornocal de toda España. Sus visitantes pueden gozar tanto de una vegetación increíble, con rododendro, helechos, quejigos o bien acebuches, aparte de los alcornoques que le dan nombre, mas asimismo de una fauna que llama la atención, sobre todo las águilas y los cernícalos.

Fageda de la Grevolosa (Barna, Cataluña)

Se halla muy cerca de otro bello bosque, la Fageda d’en Jordá, y es un bello destino que cobija árboles con más de trescientos años de antigüedad y cuya extensión impresiona, puesto que superan habitualmente los cuarenta metros de altura. En su interior se halla un camino en forma de herradura que recorre todo el bosque, donde los visitantes van a poder descubrir todo el encanto de un destino espléndido y al que no le falta ni una ermita en su interior.

Faedo de Ajustara (León, Castilla y León)

Llegó a ser nombrado como el mejor bosque de España y es el hogar de hayas centenarias en un genial estado de conservación. Tiene 2 sendas en el parque, una de 2 quilómetros y otra de once, adaptándose a los gustos de los miles y miles de visitantes que se aproximan de año en año hasta esta zona de la provincia de León. Mas, indudablemente, la estrella del bosque es Fagus, un árbol con más de quinientos años con el que se retratan todos y cuantos por acá pasan.

Dehesa del Saler (Valencia, Comunidad Valenciana)

Muy cerca del mar Mediterráneo y  perteneciente al Parque Natural de la Albufera, la Dehesa del Saler es una de las reservas más ricas de todo el levante. Resaltan los pinos, las aves y las dunas, en una gran extensión de ochocientos cincuenta hectáreas. Muchos son los senderistas que lo visitan cada fin de semana para gozar de bellos trayectos por todo el parque.

Con la Dehesa del Saler cerramos nuestra senda por los bosques más espectaculares de España, un listado incompleto (lo sabemos) con ciertos lugares de mayor riqueza natural, un paSeo de visita prácticamente obligada que nos ha tolerado recorrer una buena parte del país desde Galicia hasta Cádiz pasando por Tenerife o bien Cantabria. ¡Indispensable plan de actuación para amantes de la naturaleza!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *