Las ventas de Seat cayeron un veinticinco con seis por ciento  en dos mil veinte
Sociedad

Las ventas de Seat cayeron un veinticinco con seis por ciento en dos mil veinte

  • Seat y Cupra inscribieron cuatrocientos veintisiete mil unidades el año pasado, una caída del veinticinco con seis por ciento menos con respecto a dos mil diecinueve a consecuencia del impacto del Covid-diecinueve

  • La marca Cupra vendió veintisiete y cuatrocientos unidades, un once por ciento más merced a la llegada del nuevo Cupra León y a la buena acogida del Formentor, el primer modelo desarrollado íntegramente por la firma

Seat cerró dos mil veinte con un total de cuatrocientos veintisiete mil unidades matriculadas, contando las de la marca Cupra, un veinticinco con seis por ciento menos con respecto al año precedente. El impacto del Covid-diecinueve en los mercados europeos, los primordiales para la firma de Martorell, lastraron a la marca tras cerrar en dos mil diecinueve el mejor año de su historia al lograr quinientos setenta y cuatro mil cien unidades vendidas. Sin contar Cupra, las ventas de Seat se quedaron en las trescientos noventa y nueve mil seiscientos unidades, un veintisiete con tres por ciento menos con respecto a dos mil diecinueve. El León fue el vehículo más vendido de la compañía (ciento once mil novecientos) sobre el Arona (noventa y uno y seiscientos) y del Ibiza (ochenta y uno y seiscientos).

Alemania se sostuvo como el primordial mercado de Seat con ciento nueve mil quinientos unidades, un diecisiete con cuatro por ciento menos que en dos mil diecinueve, seguido de España, con setenta y tres y trescientos unidades, lo que supone una caída del treinta y 2 con uno por ciento a pesar de ser la enseña más triunfante del país. En el R. Unido, uno de los países más perjudicados por la pandemia, la marca de España cedió un treinta y tres con ocho por ciento hasta las cuarenta y 5 y seiscientos unidades. A pesar de que dos mil veinte va a pasar a la historia como un ejercicio negativo, hubo mercados, como el turco o bien el israelí, en el que Seat mejoró con respecto a dos mil diecinueve. En el primero, subió un noventa y 5 con tres por ciento hasta las cinco mil novecientos unidades, al tiempo que en el segundo alcanzó las diez y cuatrocientos unidades, un trece por ciento más.

«Los resultados de Seat están on line con los del ámbito en Europa. dos mil veinte ha sido un año realmente difícil», acepta Wayne Griffiths, presidente de Seat y Cupra. «Ya antes del Covid-diecinueve, las ventas de Seat medraban un seis por ciento y después aumentaron hasta niveles récord en el mes de septiembre», agrega. El directivo prevé que el primer trimestre de dos mil veintiuno «va a ser complicado por las limitaciones de componentes debido aún a los efectos de la pandemia». «Incluso de esta manera, somos optimistas puesto que contamos con una buena demanda de nuestros modelos y prevemos lograr un sólido incremento en dos mil veintiuno«, termina.

Seat ha arrancado el año, como adelantó EL PERIÓDICO, planteando un nuevo expediente de regulación temporal de empleo de 5 meses que afectará a once.802 trabajadores para readaptar su producción a la escasez de semiconductores por una falta de suministros a nivel del mundo.

Cupra logra prosperar

En su tercer año como marca independiente, Cupra logró vender en dos mil veinte, a pesar de la pandemia, un total de veintisiete y cuatrocientos unidades, un once por ciento más con respecto a las veinticuatro y setecientos registradas en dos mil diecinueve. El buen desempeño de la enseña de automóviles de altas posibilidades en países como Alemania, Italia y México y la llegada del nuevo Cupra León y del nuevo Formentor han impulsado la demanda.

Del León, contando las últimas unidades del Seat León Cupra y las primeras del Cupra León, se vendieron trece.300 unidades, a las que se sumaron diez y quinientos del Cupra Ateca, que se renovó en dos mil veinte, y las primeras tres mil seiscientos unidades del Formentor a fines de año. «El éxito de Cupra nos llena de confianza y de optimismo sobre el desarrollo de la marca. dos mil veintiuno va a ser el año de la transformación«, advierte Griffiths.

Confianza en la electrificación

Te puede interesar

Seat prevé que el año que este ejercicio se volverá a la ruta del desarrollo merced a la mejora de la situación sanitaria y al impulso de la electrificación para la marca. «La mejora de la situación sanitaria y económica, como la renovación del Arona y el Ibiza, que presentaremos en unos meses, la nueva familia León y la actualización del Ateca premitirán regresar a medrar», cree el directivo de Seat.

En el plano electrizado, aparte de las variaciones híbridas enchufables (PHEV) del León y del Cupra León, en dos mil veintiuno va a llegar el Tarraco PHEV y las 2 versiones PHEV del Cupra Formentor. También, para el segundo trimestre está previsto el lanzamiento del Cupra el-Born, el primer modelo cien por ciento de Cupra, que se unirá al Seat Mii Electric en la gama eléctrica pura de la firma de Martorell.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *