Toyota C-HR.
Sociedad

Las automovilísticas niponas ganan menos el primer semestre fiscal

A pesar de que el impacto de la pandemia del coronavirus en Asia se apreció ya antes que en Europa y su actividad comenzó a remontar en primavera, las compañías automovilísticas asiáticas han seguido apreciando una minoración de sus ingresos y ganancias a lo largo del primer semestre del año fiscal (abril-septiembre). En el país nipón, Toyota y Honda lograron, no obstante, sostenerse en la ruta de las ventajas, si bien vieron como descendían significativamente. En paralelo, Mitsubishi cruzó la línea roja y registró unas pérdidas muy voluminosas.

Primeramente, Toyota ha presentado unas cuentas que, a pesar de sostenerse en los números negros, distan mucho a las del mismo periodo del año pasado. Con un beneficio neto de cinco.133 millones de euros, un cuarenta y cinco con tres por ciento menos, la firma de Yokohoma cerró el semestre con una facturación de noventa y dos y setecientos setenta y cuatro millones de euros, un veinticinco con nueve por ciento menos, y un beneficio operativo de cuatro mil doscientos cuarenta millones de euros, un sesenta y dos con ocho por ciento menos. Conforme sus previsiones, lo peor ya habría pasado y lograrán reconducir tenuemente la situación para cerrar el año fiscal dos mil veinte-dos mil veintiuno con unos ingresos de doscientos doce mil ciento cuarenta millones de euros, un doce con nueve por ciento menos, un beneficio operativo de diez y seiscientos siete millones de euros, un cuarenta y cinco con ocho por ciento menos, y unos beneficios netos de once y quinientos ochenta y seis millones de euros, un treinta con tres por ciento menos.

Con cifras más modestas, lo mismo le ocurrió a Honda a lo largo de los primeros 6 meses del año fiscal. De este modo, cerró septiembre habiendo ingresado cuarenta y siete y trescientos treinta y seis millones de euros, un veinticinco con dos por ciento menos, lo que le dejó registrar un beneficio operativo de mil trescientos ochenta y seis millones de euros, un sesenta y cuatro con dos por ciento menos, y un beneficio neto de mil trescientos once millones de euros, un cincuenta y 6 con seis por ciento menos. La compañía nipona atribuye a la «contención de gasto vinculada a una revisión esencial de sus actividades» la capacidad de sostenerse en los números negros a pesar del impacto de la pandemia. Honda prevé cerrar el año fiscal con un beneficio neto de tres.196 millones de euros, un catorce por ciento menos que el año pasado.

Mitsubishi pierde mil setecientos veinte millones de euros

Peor es el cómputo presentado por la firma de los 3 diamantes, miembro de la Coalición Renault-Nissan-Mitsubishi. Con unas pérdidas netas de mil setecientos veinte millones de euros, la marca asiática cae desde los veintiuno con dos millones que ganó en exactamente el mismo periodo del año pasado. Los ingresos se cayeron un cuarenta y nueve por ciento hasta los cuatro mil setecientos doce millones, dejando unas pérdidas operativas de seiscientos setenta y siete millones de euros.

Mitsubishi no aguarda progresar y estima que el ejercicio va a cerrar con unas pérdidas de dos mil novecientos cincuenta millones de euros a partir de un recorte de los ingresos del treinta y cuatro con ocho por ciento hasta los doce y ciento treinta y uno millones de euros que derivarán en pérdidas operativas de mil ciento cuarenta y siete millones de euros.

La pandemia avanza en el país nipón con una tendencia positiva de contagios que se tradujo en novecientos treinta y ocho nuevos casos el cinco de noviembre. La cantidad está lejos del pico de mil novecientos noventa y ocho casos del tres de agosto, en el peor instante de la crisis en el país del sol incipiente en lo que se refiere a personas perjudicadas se refiere. En conjunto, ciento cinco mil personas se han contagiado en el país, de las que mil ochocientos seis han fallecido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *