Resguarda tu proyecto vital para gozar mejor de la vida

La inseguridad es uno de los primordiales motivos por los cuales se produce ansiedad y temor a un futuro del que no conocemos sus...

ÚLTIMOS POSTS

La única bandera del bufón es su nariz de payaso

En pos de las diferentes clases de humor que hay en la España invertebrada, Goyo Jiménez (‘Un país para reírlo’, La dos) ha estado en Catalunya. Y en una playa se ha encontrado con Dani Mateo , que es de Granollers.

Afirmaba Dani que los catalanes tenemos un humor tan extraño que hasta nos reímos de lo extraños que son el resto. Y que tenemos un humorismo de ‘botigueta’ muy particular. Mas lo más iridiscente de este encuentro fue cuando Goyo le preguntó por aquel acontencimiento que protagonizó con la bandera de España en ‘El intermedio’ (La Sexta). De hecho fue tremendo. Dani salió estornudando y limpiándose los mocos con la bandera rojigualda. ¡Ah! Se generó un seísmo de proporciones carpetovetónicas. Le derrocharon con una saña escalofriante. Ahora que han pasado prácticamente 3 años de aquello Dani Mateo lo ha recordado.

Contó que el ‘sketch’ consistía en equiparar la Constitución De España con el Frenadol. Esto es, en un país de costipados lo que nos une a todos es un antigripal potente. Y marcaba el guion que se debía poner a estornudar como un descosido. «El gag era bueno. Yo quedaba como un imbécil y resultaba ameno. Hasta el momento en que metí la nariz en la bandera y me soné. Yo me hubiese limpiado los mocos con la de España, con la catalana, con la vasca, con la gay y con cualquiera. ¿Por qué razón? Puesto que pues soy un payaso y me dieron un sketch. Lo hice lo mejor que pude. Y me hundí con todo el equipo». De hecho. Fue tanta la ira que concitó, que en la próxima actuación, creo que un bolo en Urbe Real, Dani Mateo debió salir con escolta.

Noticias relacionadas

¡Ah! Es terrorífica la cólera de los que se envuelven en banderas. Goyo Jiménez dio entonces una pincelada lumínica de la que deberíamos tomar todos nota: «Hay que rememorar a la sociedad, algunas veces, que la situación de crispación en la que podamos estar todos no la causa el bufón. Cargarse al bufón lo único que hace es que todo eso sea considerablemente más bastante difícil de llevar». Y cuando afirmaba ‘todo eso’ se refería naturalmente al fervor que se ha instalado entre nosotros.

«El largo y desquiciado viento de banderas va a hacer que emigren mis raíces a buscar otras tierras», advirtió Pablo Neruda en mil novecientos sesenta y tres. Y el bufón, que no tiene ni desea más bandera que su nariz de payaso, mira el vendaval de harapos, cada uno de ellos con su rebaño pertinente, y estornuda clamorosamente. ¡Ah! No hagamos del cómico el culpable de nuestras obsesiones.

Latest Posts

MÁS VISTOS