Primera Plan@: Barcelona se mueve con Casa Seat.
Sociedad

La nueva movilidad de Barna se estrena con Casa Seat

El pasado viernes la urbe de Barna recibió uno de los regalos más aguardados tras todos estos meses de confinamiento: el estreno de Casa Seat. La nueva sede barcelonesa de la firma de vehículos abrió sus puertas a los ciudadanos tras una inauguración oficial  festejada el martes precedente en la que estuvieron los primordiales actores políticos, empresariales y sociales.

El presidente de Seat, Carsten Isensee, charló de comunión con la urbe, de homenaje, de movilidad y de futuro. En un instante en el que el ámbito del vehículo lucha desesperadamente para salir a flote tras la cirsis del coronavirus, Casa Seat se ha transformado en un y tambiénscaparate para el futuro de las urbes. Desde el Foro de discusión Primera [email protected] de EL PERIODICO hemos querido conocer más de ello de la mano de Lucas Casasnovas, directivo general de Casa Seat y responsable de Seat MÓ (el nuevo sello de movilidad de la marca), y de Gabriele Palma, perfecto anfitrión y directivo de Casa Seat.

La idea de la instalación partió de Luca de Meo, el precedente presidente de la firma de España del Conjunto Volkswagen. Vincular Seat y Barna era el propósito, una propuesta muy deseada tras setenta años de relación ininterrumpida.

Gabriele Palma, directivo de la nueva instalación reconoce que «Casa Seat nace como un homenaje a Barna. Estamos muy arraigados a la urbe mas no estábamos suficientemente representados. De ahí que nace Casa Seat como el sitio donde la urbe se mueve y donde deseamos co-crear la urbe del futuro».

Apuesta cultural y tecnológica

El encaje de movilidad, arquitectura y proyección internacional de Casa Seat es una labor que requiere un plan de acción claro. Gabriele Palma sabe que «nuestro público es heterogéneo, mas nos interesa aproximarnos mucho el público joven. Seat es ya una de las marcas más jóvenes del mercado y asimismo deseamos ser punto de encuentro de las personas que tienen interés por las tendencias y el futuro, sobre todo para la movilidad», y es que en este sentido Palma reconoce que «la movilidad es un factor esencial en la vida de una urbe y creemos que la movilidad del futuro va estar muy inspirada en la cultura urbana. Estar acá en el rincón entre la Avenida Diagonal y el PaSeo de Gracia es un factor fundamental por el hecho de que estas 2 calles representan la enorme apuesta por la movilidad histórica de Barna y asimismo el cruce entre la cultura y la arquitectura de la urbe»

El responsable de regular todo lo relativo a movilidad en Seat es Lucas Casasnovas. En él recae asimismo la dirección general de Casa Seat y de la nueva marca de micromovilidad Seat MÓ. El hecho de que una marca como Seat se haya lanzado a la aventura de otros géneros de movilidad diferentes al turismo no es algo frecuente. Casasnovas reconoce que para llegar a ello «hemos visto y analizado en los últimos tiempos que la manera en la que la gente se mueve cambia velozmente, sobre todo la gente joven. Hasta el momento deseábamos un vehículo al cumplir dieciocho años y el símbolo de libertad era coger el vehículo y también irnos fuera».

Casasnovas acepta que «este símbolo ha alterado en la gente más joven. La crisis del dos mil ocho asoló con las posibilidades de acceder al planeta laboral, sobre todo de los jóvenes, y no podían aspirar en comprarse un turismo. La movilidad es un derecho esencial de las personas y por este motivo asimismo la gente joven precisa y desea moverse de un lado a otro de la urbe».

Más que turismos

Es en ese punto en el que Seat y Cupra desean incidir alén de su oferta tradicional de automóviles de 4 ruedas. De ahí que Seat se ha lanzado creando Seat MÓ. «Somos una marca con un público objetivo muy joven, y consideramos que si no podían acceder a un vehículo había que darles productos de micromovilidad que les deje acceder a automóviles de movilidad. Hace un par de años se comenzaba a oir charlar de los Lime, los Uber, etc, y hemos visto el bum de las compañías de movilidad compartida y ahora más tras la pandemia. La gente es un tanto más reluctante a coger el transporte público y buscan opciones alternativas más individuales».

Este nuevo espacio de micromovilidad es donde la nueva marca de Seat desea reforzarse. «Creemos que los patinetes, las motocicletas eléctricas, los microcoches, pueden estar ahí. Es un terreno absolutamente nuevo para una compañía del vehículo tradicional, mas lo hacemos persuadidos que Seat MÓ va a poder ofrecer no solo productos, sino más bien servicios de movilidad. Vamos a vender a clientes del servicio particulares patinetes y escúteres eléctricos, mas asimismo ofreceremos movilidad compartida de estos automóviles», acepta Lucas Casasnovas.

Esta nueva movilidad urbana, no obstante, no debe llegar a cualquier coste. El encargado de Seat MÓ acepta que « estamos en favor de la regulación, nos agradaría que fuera más veloz, que se ejecutase de forma más veloz. Es preciso por el hecho de que todas y cada una de las soluciones de movilidad deben convivir pacíficamente con el resto de usuarios, viandantes, vehículos y transporte público. No deseábamos participar en ello si eso significaba el salvaje oeste. Nos interesa una movilidad ordenada y respetuosa con todos. Ahí el gobierno municipal es más restrictivo, cosa que no nos semeja mal, mas a uno siempre y en todo momento le agrada que todo vaya más veloz».

Espacios realmente bien definidos

En esta propuesta de imagen que Seat busca con esta nueva instalación mediante la confluencia entre movilidad y cultura, Casa Seat deja al visitante reconoce unos espacios bien definidos Su objetivo es asimismo hacerse con un hueco en la agenda cultural de Barna.

«Tenemos 3 plantas abiertas al público. En la primera hay un espacio de co-working, en el que asimismo tenemos referencias a las tendencias de la movilidad del futuro con la presencia de concept cars. Asimismo hay un restaurant con una oferta gastronómica interesante», examina Palma. Este restaurant ofrece un menú de treinta y cinco euros elaborado por grandes chefs como Nandu Jubany, Hideki Matsuhisa, Christian Escribà, Josep Maria Kao y los hermanos Colombo, y ya se pueden hacer reservas para asistir desde el treinta de junio.

Siguiendo con el recorrido, Gabriele Palma explica que «en la planta de abajo hay un auditorio con una capacidad de hasta trescientos personas que cobijará debates, presentaciones de producto y asimismo acontecimientos culturales y conciertos. En la segunda planta es donde hay mayor presencia de producto con las 3 marcas de Seat, Cupra y Seat Mo», describe el directivo de la instalación. Lo que no afirma es que en el último piso (el cuarto) está situado un centro de diseño y estudios de la movilidad, aparte de una sala de juntas destinada a encuentros de primer nivel para los directivos de la marca.

La arquitectura asimismo juega un papel esencial en la propuesta de Casa Seat. «El espacio cuenta con 2 grandes nombres. Por una parte Carlos Ferrater, un arquitecto técnico barcelonés bien conocido», explica Gabriele Palma. Ya antes este edificio cobijaba la sede de un banco, con lo que «estaba pensado como un edificio para guardar, para resguardar del exterior, para cuidar la información, para cerrar, y ahora lo que Ferrater ha hecho es un término opuesto, ha creado un espacio abierto, compartido, y lo ha hecho a través del empleo de una enorme superficie acristalada y con soluciones arquitectónicas atrevidas como suprimir los pilares de las esquinas, reemplazándolo por cristales curvos».

Por la parte interior, los entornos de Casa Seat son muy mediterráneos. El interiorista Lázaro Rosa-Violán ha creado «entornos mixtos de trabajo y ocio, y ha creado un espacio muy agradable con muchas referencias al estilo mediterráneo de Barna, con los colores y los contenidos. La sensación es un espacio libre», acepta Gabriele Palma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *