Resguarda tu proyecto vital para gozar mejor de la vida

La inseguridad es uno de los primordiales motivos por los cuales se produce ansiedad y temor a un futuro del que no conocemos sus...

ÚLTIMOS POSTS

La Inteligencia Artificial y los daños que puede provocar

Un sinnúmero de máquinas actuales aguantan lo que es conocido como Inteligencia Artificial (IA). Tienen la capacidad de imitar las capacidades cognitivas que tenemos los humanos basándose en el aprendizaje que le da su continua actividad. De esta manera son capaces de percibir, razonar, aprender y solucionar inconvenientes.

Ya hace cierto tiempo escribí un artículo, Sherpa Assistant, el asistente virtual que aprende de ti, en el que hablo de una aplicación desarrollada para dispositivos móviles que tiene como fin el solucionar todo género de dudas, las que le proponen los usuarios de exactamente la misma.

Lo bueno y la malo de la IA

Es obvio que la Inteligencia Artificial tiene sus ventajas y sus inconvenientes. El que los robots autónomos nos asistan en el desarrollo de nuestras tareas es positivo, mas lo que jamás va a ser bueno es que lleguen a reemplazarnos. No cabe duda de que no podemos despreciar el Aprendizaje Automático en el campo de la Inteligencia Artificial.

El dinero está en la base de la IA. La construcción de vehículos que no precisan conductor, de máquinas que se encargan de llevar a buen fin las tareas del hogar, de aparatos que se encargan de asistir en la realización de operaciones médicas, o bien de dispositivos que nos ofrecen lo que precisamos en todos y cada instante, puede ser bueno, mas no se puede dejar sin control.

Los fabricantes de estos aparatos lo único que pretenden es lograr importantes beneficios. Absolutamente nadie puede despreciar sus tareas, que asimismo contribuyen habitualmente a la consecución de recursos.

La Inteligencia Artificial nació hace más de setenta años, cuando Alang Turing edificó la primera máquina basada en el sistema de aprendizaje automático. Ahora, si procurásemos contar todas y cada una de las máquinas encuadradas en el conjunto, precisaríamos bastante tiempo y espacio. Y, lo peor, no todas y cada una logran lo que pretenden.

Una máquina jamás puede meditar como una persona. Marchan amparándose en lo que el diseñador les ha prestado. Por esta razón, deseemos o bien no, todo depende de esa persona, de la que la ha construido y elaborado el programa o bien programas precisos para su funcionamiento.

Hace poco más de un año el Papa Francisco ha advertido de los males de la robótica por norma general y de la Inteligencia Artificial particularmente. Ha dicho al respecto: «La robótica puede poner punto y final a trabajos agotadores, peligrosos y repetitivos que con cierta frecuencia ocasionan sufrimiento, tedio y embrutecimiento. Sin embargo, se puede transformar en un instrumento que busca la pura eficacia, empleada solamente para acrecentar las ventajas y rendimientos, privando a miles y miles de personas de su trabajo y poniendo bajo riesgo su dignidad«.

El Papa estima que la divulgación de datos falsos en el campo de la IA podría hacer que los debates públicos se envenenaran, se manipulase la opinión de millones de personas, lo que llevaría consigo la rotura de la convivencia pacífica al ponerse en riesgo las instituciones.

Conclusión

No hay duda de que el progreso tecnológico no puede atentar contra el bien común. No se puede dejar que la Inteligencia Artificial invada nuestras vidas, dejándonos sin recursos. Debemos aprovecharnos de su ayuda mas jamás podemos dejar que nos someta.

Latest Posts

MÁS VISTOS