El cerebro guarda los recuerdos en función de como se aprendan
Tecnología

El cerebro guarda los recuerdos en función de como se aprendan

Según lo que parece, conforme los resultados de una reciente investigación, el cerebro guarda los recuerdos de diferente forma, en función de como se hayan logrado. El sitio y la manera dependen de como se haya llevado a cabo el proceso de aprendizaje.

Dicha investigación está avalada por la Universidad de Oxford. En ella se explica que el conocimiento aprendido se guarda en diferentes circuitos cerebrales, en función, como ya hemos apuntado, de como se aprendan.

Estudiosos del Departamento de Sicología Experimental, el Wellcome Center for Integrative Neuroimaging (WIN) y el Departamento de Neurociencias Clínicas de Nuffield, emplearon un escáner de resonancia imantada con el fin observar las modificaciones producidas en los cerebros de los participantes en el experimento. Estos cambios están ligados con el aprendizaje y con las experiencias aprendidas.

Miriam Klein-Flugge, del Departamento de Sicología Experimental, y partícipe en la investigación, afirmó lo siguiente: “Sabemos que los humanos pueden aprender de diferentes formas. En ocasiones aprendemos sencillamente observando las relaciones en el planeta, como aprender el diseño de una nueva urbe o bien las relaciones entre las personas, mas no siempre y en toda circunstancia es de esta manera. A veces lo hacemos tras fijarnos unas metas“.

Lo indicado por Miriam ha servido para explicar los motivos que señalan las zonas de almacenaje de lo aprendido. Nuestro cerebro se encarga de asignar un sitio determinado a cada género de aprendizaje.

Miriam ha dicho también: “Esta investigación muestra que tenemos múltiples redes en el cerebro que nos asisten a guardar el conocimiento aprendido o bien las asociaciones, lo que quiere decir que el daño a parte del cerebro proseguirá dejando mecanismos alternativos libres para el aprendizaje“.

Asimismo aprendimos que una parte de este conocimiento es muy persistente, y el cerebro no lo olvida aun cuando se vuelve intrascendente, al paso que el conocimiento adquirido por medio de mecanismos de aprendizaje alternativos es más flexible y puede mudarse más de manera fácil a nuevo conocimiento“, ha añadido.

No cabe duda de que no es exactamente lo mismo el aprendizaje de secuencias reforzadas que que está centrado en la recompensa. Y el cerebro lo sabe, y por este motivo, guarda la información en espacios diferentes.

Miriam Klein-Flugge afirmó como conclusión: “Es bien sabido que es bueno para nuestros cerebros seguir aprendiendo cosas nuevas durante la vida, con lo que entender las distintas formas en que aprendemos y guardamos el conocimiento podría ser ventajoso y asistirnos a cada uno de ellos de nosotros. Hay que descubrir qué forma de aprendizaje nos resulta conveniente más“.

Nuestro cerebro debe continuar activo a lo largo de toda la vida, no solo en la ubicación de recuerdos sino más bien asimismo en el almacenamiento de nuevos conocimientos. Cualquiera de las 2 formas de aprendizaje es buena para sostener el cerebro en funcionamiento.

Fuente: Nature Communications

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *