Motor

diez Escenarios de Hollywood en España que te van a encantar

Nos hemos habituado a que Hollywood sorprenda con superproducciones rodadas en paradisiacos paisajes de N. Zelanda, rincones increíbles en Indonesia o bien simbólicos destinos de India. No obstante, hubo un tiempo en el que las grandes estrellas del celuloide como Audrey Hepburn, Ava Gardner o bien Cary Grant, entre otros, visitaban España una y otra vez y este país se transformó en un enorme plató de cine. Vamos a rememorar diez películas que Hollywood rodó en España, transformando habitualmente a los habitantes de pueblos y urbes en los extras de las cintas.

Moby Dick (John Huston, mil novecientos cincuenta y seis)

John Huston fue de los primeros directivos que escogieron España para una enorme producción de Hollywood. El destino elegido fue las Islas Canarias y allá se rodó ‘Moby Dick’ entre mil novecientos cincuenta y cuatro y mil novecientos cincuenta y cinco, con Gregory Peck como gran estrella de la película. Más de cien canarios, entre actores y técnicos, participaron en el rodaje que es recordado por su directivo por las dificultades climatológicas que, sorprendentemente, vivieron aquellos meses en este país. Medio siglo después, Ron Howard dirigió ‘In the heart of the sea’, la historia en la que inspiró Moby Dick, y asimismo decidió rodar en Canarias, si bien cambió la isla de Gran Canaria por Lanzarote.

Espartaco (Stanley Kubrick, mil novecientos sesenta)

Stanley Kubrick había rodado Spartacus en U.S.A., mas decidió agregar ciertas escenas más tras el fin del rodaje. Lo hicieron en España tras hallar diferentes localizaciones en los aledaños de la villa de Madrid como Colmenar Viejo, Alcalá de Henares y Guadarrama. Si bien Kirk Douglas había grabado sus escenas en California, asimismo pasó por la capital, si bien en calidad de productor. En España se grabaron las escenas donde participaban más extras como las batallas o bien los campamentos de adiestramiento de esclavos. Se contrató a más de cinco mil extras que aparecen en la película, aparte de un equipo de más de ciento cincuenta personas entre técnicos, maquilladores, encargados de vestuario y constructores de los decorados.

El Cid (Anthony Mann, mil novecientos sesenta y uno)

Samuel Bronston fue el productor de la mayor parte de las grandes superproducciones de Hollywood que llegaron a España a fines de los años cincuenta y inicios de los sesenta. Para rodar la historia de El Cid contrató al mítico Charlton Heston, que vivía en aquel momento su temporada más gloriosa. El directivo fue Anthony Mann, que conocía España tras haber rodado al lado de Stanley Kubrick el año precedente Espartaco en la capital de España, y las escenas más recordadas son las que tienen sitio en Peñíscola, en la provincia de Castellón, con su pasmante castillo de fondo.

Lawrence de Arabia (David Lean, mil novecientos sesenta y dos)

David Lean escogió Sevilla para rodar la historia de un militar inglés y sus campañas por África a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Edificios históricos como el Real Alcázar se convirtieron en Jerusalén; el Palacio De España de la Plaza de España se transformó en un club de El Cairo; y aparecieron otros lugares simbólicos de la capital hispalense como el Parque de María Luisa o bien la Casa de Pilatos. Peter O’Toole y Omar Sharif, los grandes actores de aquella producción, fueron nominados a los Oscar por sus papeles como Lawrence de Arabia y Sherif Ali ibn el Kharish y asimismo se pasearon por Almería, donde se grabaron las escenas ambientadas en desiertos.

Fort Bravo

cincuenta y cinco días en la ciudad de Pekín (Nicholas Ray, mil novecientos sesenta y tres)

Otra de las películas de Samuel Bronston se transformó en la mayor superproducción rodada en España. ’55 días en Pekín’ tenía un presupuesto de diecisiete millones de dólares estadounidenses, una brutalidad para la temporada, y Bronston encargó el proyecto a Nicholas Ray, con el que había trabajado en ‘Rey de Reyes’. Fue una de las películas que grabó Ava Gardner en la villa de Madrid, cuya vida en la capital española se ha plasmado en la serie Arde la villa de Madrid. Y a pesar de contar con una de las grandes estrellas de Hollywood, con el mítico Charlton Heston y con miles y miles de extras y extras, la película fracasó en las taquillas.

Doctor Zhivago (David Lean, mil novecientos sesenta y cinco)

David Lean retornó a España un par de años tras rodar Lawrence de Arabia, mas cambió el calor de Sevilla y Almería por el frío de la provincia de Soria. Ahí se grabaron muchas de las escenas en las que se quería ambientar la estepa siberiana con lo que el Moncayo se transformó en los Urales. Aparte de la capital y la provincia de Soria, donde se contrataron a muchos extras, Doctor Zhivago asimismo se rodó en la capital española, donde se vivieron ciertas escenas curiosas como la marcha de prácticamente cien extras por las calles cantando la Internacional, a pesar de estar en plena dictadura franquista.

El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone, mil novecientos sesenta y seis)

Sergio Leone se trasladó a Almería para grabar uno de los westerns más conocidos de la historia del cine: ‘El bueno, el feo y el malo’. Buena parte de la imborrable película protagonizada por Clint Eastwood se rodó en el desierto de Tascas y en el Cabo de Gata, donde se había construido un poblado que imitaba el lejano oeste. Mas la película asimismo precisaba de otro género de escenas, con lo que Leone y su equipo se trasladaron a la Sierra de la Demanda, entre Burgos y La Rioja, donde grabaron distintas secuencias.

Patton (Franklin J. Shaffner, mil novecientos setenta)

Francis Ford Coppola escribió el guion y Franklin Shaffner dirigió esta película que ganó siete Oscars, entre ellos uno para el de España Gil Parrondo a la mejor dirección artística. Una de las cintas bélicas más conocidas de la historia rodó muchas de sus escenas tanto en la capital como en la provincia de Almería, incluidas sus playas.  Más de mil extras participaron en un rodaje que se recuerda con cariño en la provincia andaluza y que dejó incontables anécdotas, como una fuente que había en la Plaza de la Catedral y que debió ser trasladada al aeropuerto por el hecho de que no daba bien en cámara.

Escenario de Star Wars

Star Wars: Episodio II: El ataque de los clones (George Lucas, dos mil dos)

Las décadas de los ochenta y los noventa vivieron un descenso en las visitas de Hollywood a este país, mas con la llegada del nuevo siglo los mejores directivos del planeta volvieron a poner sus ojos en España. George Lucas escogió Sevilla para ambientar la segunda entrega de La Guerra de las Galaxias y la Plaza de España fue visitada por Amidala, Anakin Skywalker y R2-D2, en tanto que se había transformado en el planeta Naboo.

007: Muere otro día (Lee Tamahori, dos mil dos)

Acabamos este repaso a las grandes superproducciones de Hollywood que visitaron España con otra saga de película. James Bond se descolgaba de un edificio en Bilbao en ‘El planeta jamás es suficiente’. Mas la cinta de siete en la que más se ve este país fue ‘Muere otro día’ en tanto que escogieron Cádiz para convertirla en La Habana. En esa película, que tiene el recuerdo indeleble de ver a Encuentre Berry saliendo del agua con un increíble bañador naranja, participaron muchos gaditanos, si bien los que tuvieron su presencia garantizada en la cinta fueron aquellos que o bien eran muy morenos o bien, de manera directa, eran personas de color.

Ha habido considerablemente más películas rodadas en España ya en el siglo veintiuno como El Reino de los Cielos o bien ‘Vicky Cristina Barcelona’, lo que confirma que este país es uno de los elegidos por los mejores directivos para grabar. ¿No te apetece coger el vehículo y recorrer todos estos quilómetros de cine para descubrir por ti los escenarios de Hollywood que has visto en la enorme pantalla?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *