Resguarda tu proyecto vital para gozar mejor de la vida

La inseguridad es uno de los primordiales motivos por los cuales se produce ansiedad y temor a un futuro del que no conocemos sus...

ÚLTIMOS POSTS

¿DeSeo sexual, ganas o bien amor?

La motivación por el sexo es una de las conductas adaptativas primarias que más nos mueven a todos, que más nos resultan de interés. El enorme placer que provoca en nosotros es el responsable de motivarnos para su práctica, en sus formas y condiciones.

El sexo es una herramienta precisa para la supervivencia de la especie y en los humanos tenemos el privilegio de que la naturaleza nos ha brindado la ocasión de gozarlo al máximo; con lo que con independencia de la orientación sexual que se tenga; con quien se practique o se realice a solas podemos estar agradecidos de que merced al tenemos una forma muy saludable de conseguir placer de forma natural, con sus beneficios.

Gozar de forma libre de nuestra sexualidad es de las mejores experiencias para cualquier persona. En nuestros días tenemos multitud de fórmulas para progresar nuestra satisfacción sexual, con especialistas en ello, como es el caso de Vivesex, que nos darán todos y cada uno de los elementos precisos para su práctica y disfrute, así sea a través de métodos más tradicionales o bien los más complejos juguetes y estimulantes sexuales.

¿Tengo ganas de sexo o bien me estoy enamorando?

Nuestra naturaleza nos impulsa a esa relación y a establecer vínculos con las personas para satisfacer esa necesidad biológica, que a veces se compensa a través de la masturbación a solas. En las relaciones interpersonales hay muchos condicionantes a fin de que sean satisfactorias, mediadas todas y cada una por nuestras emociones y pensamientos sobre la situación, el contexto y las propias necesidades biológicas.

Es acá donde nace la primordial diferencia cuando procuramos distinguir entre deSeo sexual, ganas de tener sexo y practicar sexo con amor.

Diferencias dé ganas de sexo, deSeo sexual y el amor

Culturalmente está bastante establecido que efectuar el amor se realice con una persona a la que se quiere alén del vínculo sexual propiamente dicho; lúcida otro género de emociones en nosotros mismos, hay una complicidad y una relación externa al sexo, tal y como si de una amistad se tratara. En este sentido, podríamos decir que cuando practicamos la masturbación sería amor propio, ¡qué mejor que quererse a uno mismo!

No obstante, hay una diferencia substancia entre el deSeo sexual y las ganas de practicar sexo sin más ni más. Ninguna de ellas es mejor que la precedente, ni mejor que hacer el amor, mas tiene diferentes matices sensibles. Tanto querer como tener ganas están relacionadas con hacer el amor. Está claro que el amor no se puede hacer sin deSeo sexual o bien ganas de hacerlo, sino más bien ya no sería hacer el amor sino más bien una pura formalidad de la pareja que puede traer con el tiempo ciertos inconvenientes sexuales derivados.

Un fin común: la gratificación sexual

Las 3 formas de ver la atracción sexual tiene un fin común: la gratificación y el placer. Todas y cada una liberan testosterona y estrógenos para acrecentar el libido de las personas en pos de ese objetivo.

La planificación de ese objetivo, el tiempo que le dedicamos para lograrlo y las emociones que lúcida es lo que diferencia el deSeo sexual cara una persona y las ganas o bien atracción sin más ni más hacia ella. El deSeo se madura en el tiempo. Se genera en el momento en que nos agrada una persona y comenzamos a meditar en ella; a efectuar conductas para procurar contactar con esa personas; verla más; cambiamos nuestros hábitos (nos adquirimos un perfume nuevo, ropa nueva, etcétera); tenemos detalles con esa persona o bien la procuramos cautivar de alguna forma a fin de que nos preste mayor atención y despertar en ella asimismo esa atracción sexual.

El deSeo sexual implica una planificación temporal de tiempo y objetivos. No obstante, las ganas o bien la atracción sexual por alguien es más similar a un impulso considerablemente más momentáneo en el tiempo. Es esa chocolatina que vemos en el súper y que nos lúcida una necesidad inmediata de consumirla, en ocasiones aun perdiendo el control. Las ganas sexuales es el sexo ocasional con una persona que solo lúcida una motivación básica primaria de conseguir una satisfacción inmediata. Ese ese ligue de una noche. El deSeo sexual por lo opuesto es el ligue más premeditado. Finalmente, el amor se consigue por el cúmulo de todas y cada una más el resto de relación interpersonal de confianza y también amedrentad.

Ganas, deSeo y amor pueden ir unidos o bien separados

Toda relación personal lúcida unos ciertos sentimientos, complicidades y también intimidades dependiendo del grado sensible que nos implique, del mismo modo que existen diferentes géneros de amor existen asimismo diferentes géneros de atracciones sexuales. No es que una sea mejor que otra, siempre que se tengan claro sus diferentes compromisos y pueden ir juntas o bien separadas, tal que:

  1. Un deSeo puede comenzar por unas ganas y transformarse en el amor más correspondido.
  2. Las ganas por su parte pueden quedarse solo en ganas satisfechas (o bien no), transformarse en encaprichamiento y deSeo sexual y no llegar a amor.
  3. El deSeo sexual puede generarse con el tiempo, cuando anteriormente no había esas ganas sexuales. Por servirnos de un ejemplo, este es el caso de amistades o bien personas que conoces y por último acaban teniendo asimismo relaciones.

El deSeo asimismo está relacionado con la pérdida

Otra de las claves para distinguir entre deSeo, simples ganas o bien amor es la necesidad que lúcida o bien la posibilidad de pérdida que produce. El deSeo asimismo produce la posibilidad de pérdida y cuanto más deseas a una persona, más deSeo tienes de estar con ella por el hecho de que el sentimiento de tristeza y la ansiedad que produce su pérdida sería mayor. Sin caer en la dependencia sensible, ese cierto temor es lo que al final en muchas ocasiones nos bloquea de tener ciertas relaciones interpersonales más fuertes; por eludir ese posible dolor que muy frecuentemente es irracional, y que sostiene a las personas en relaciones más del género de interés sexual ocasional, de ganas, sin dificultades sensibles.

Todas y cada una de las opciones son válidas siempre que no repercutan en la vida personal, de pareja, produzcan sentimientos contrarios, malestar sensible o bien otros trastornos sexuales derivados como podría ser el deSeo sexual inhibido. Estos inconvenientes habrían de ser consultados con un sicólogo especialista, un sexólogo. Goza del sexo, de tus relaciones. Goza de ti.

Latest Posts

MÁS VISTOS