Resguarda tu proyecto vital para gozar mejor de la vida

La inseguridad es uno de los primordiales motivos por los cuales se produce ansiedad y temor a un futuro del que no conocemos sus...

ÚLTIMOS POSTS

¿De qué manera tributan los matrimonios en otros países?

La declaración de la renta individual, o sea, separadamente es obligatoria en la mayor parte de países como Austria, Bélgica, Estonia, Grecia, Letonia, Holanda, Eslovenia, Australia, Canadá, Finlandia, Italia, Lituania, Eslovaquia y R. Unido. Solo hay una fórmula para matrimonios obligatoria en Francia. En Alemania y Portugal es opcional, tienen escalas distinguidas en Estados Unidos y también Irlanda y cuentan con una reducción en el caso de España y Luxemburgo. Hete aquí unos ejemplos:

Francia: división por los miembros de la familia

En Francia, tras el matrimonio, los dos cónyuges ya no tributan individualmente, sino más bien sobre la base de una renta imponible conjunta. Esto tiene 2 consecuencias importantes: deben declarar de forma conjunta sus ingresos y gastos; y se favorecen de 2 partes (pareja sin hijos) para el cálculo de sus impuestos. Para calcular el impuesto, la Administración divide esta renta unificada entre el número de unidades fiscales del hogar, o sea, 2 unidades para un matrimonio sin hijos, para conseguir el «cociente marital» (llamado «cociente familiar» cuando hay hijos).

Desde estos ingresos, Hacienda calcula una cantidad de impuestos que entonces se multiplica por el número de acciones, esto es, 2. Hay que tomar en consideración que la progresividad de la escala de impuestos no es neutral.

El impuesto sobre la renta prosigue una escala llamada progresiva, o sea, el tipo impositivo aumenta con el nivel de retribución. De este modo, las rentas entre 0 y nueve mil novecientos sesenta y cuatro euros no tributan, las rentas entre nueve mil novecientos sesenta y cinco y veintisiete y quinientos diecinueve euros tributan al catorce por ciento , y las rentas entre veintisiete y quinientos veinte y setenta y tres y setecientos setenta y nueve euros al treinta por ciento . Desde ahí, el tipo impositivo es del cuarenta y uno por ciento e inclusive del cuarenta y cinco por ciento desde ciento cincuenta y seis mil doscientos cuarenta y cinco euros de base imponible neta.

Reino Unido: con posibilidad de trasferencia

En el R. Unido, cada individuo en el matrimonio debe hacer la declaración del impuesto sobre la renta separadamente. La única ventaja fiscal posible como pareja es el llamado ‘Marriage Allowance’. La persona en la pareja que más gana puede trasferir una desgravación fiscal de hasta mil doscientos sesenta libras (mil cuatrocientos cincuenta euros) al otro miembro de la pareja que menos gana, siempre y cuando sus ingresos anuales sean de un máximo de doce con quinientos setenta libras (catorce.470 euros) y de cincuenta.000 (cincuenta y siete y quinientos ochenta euros) para el que más gana. Esto supone una desgravación fiscal en ejercicio actual de doscientos cincuenta y dos libras para la pareja.

Alemania: todo por 2

El modelo que establece la carga impositiva sobre la renta de un matrimonio en Alemania lleva por nombre ‘Ehegattensplitting’; el modelo establece que la pareja consta como una sola unidad fiscal sobre la que se efectúa la declaración fiscal. Cuando la declaración conjunta lanza una suma final, la cantidad resultante se divide por la mitad (de ahí viene exactamente el nombre del modelo: ‘splitting’ – dividir en inglés). Sobre esa cantidad dividida se aplica entonces el impuesto de la renta pertinente, basado en una presión progresiva. El impuesto se va a multiplicar entonces por 2 y la cantidad resultante va a ser el impuesto final sobre la renta que el matrimonio deberá abonar al final del año fiscal, con independencia de lo que haya ganado cada uno de ellos de los cónyuges.

Noticias relacionadas

Es un modelo cuyo origen se remonta a fines de la década de los cincuenta del pasado siglo. Partidos de centroizquierda (los socialdemócratas y Los Verdes) estiman que Ehegattensplitting ya no se corresponde con la la presente Alemania, en la que las realidades familiares y de ingresos son más complejas que hace setenta años, y solicitan una reforma del modelo.

Recientes estudios de múltiples centros económicos apuntan que el modelo desincentiva en general el trabajo del cónyuge con unos ingresos más bajos, que ve como el presente sistema tributario le deja un ingreso neto bajísimo. En Alemania, las mujeres acostumbran a tener de media sueldos más bajos que los hombres. El modelo fiscal, sumado a la maternidad – que marcha frecuentemente como freno de la carrera femenina -, lleva a que prosigan siendo las mujeres las que tiendan a desamparar el trabajo en menoscabo del marido.

Latest Posts

MÁS VISTOS