Qué son los comestibles fermentados
Salud

Comestibles Fermentados | Qué Son y Cuáles Son Sus Beneficios

Si bien en Europa se conocen desde hace parcialmente poco tiempo, la verdad es que los comestibles fermentados existen desde hace múltiples miles y miles de años. Son comestibles muy ventajosos, que mejoran el tránsito del aparato digestible y mejoran la salud de la vegetación intestinal.

¿Qué son los comestibles fermentados?

Para comprender qué son los comestibles fermentados, la primera cosa que hay que reconsiderarse es qué es la fermentación. Se conoce como tal al proceso de transformación que padecen los comestibles debido a la acción de las diastasas y las bacterias.

A lo largo de este proceso los azúcares se transforman en gas, ácidos o bien alcohol, que actúan como conservantes orgánicos de los comestibles. Desde la antigüedad los humanos vienen usando la fermentación para sostener los comestibles en perfectas condiciones a lo largo de un largo periodo de tiempo.

Si bien muchos son los que lo ignoran, la verdad es que consumimos abundantes alimentados fermentados a diario: pan, queso, cerveza, encurtidos…

En los últimos tiempos han aterrizado en el mercado europeo otros comestibles considerablemente más exóticos, como el tempeh, el kéfir o bien la kombucha. Comestibles que asisten a cuidar la salud y que triunfan en el mundo entero.

¿Son simples de digerir por el organismo?

Los comestibles fermentados están parcialmente descompuestos y son muy simples de digerir. Y este es exactamente uno de los importantes beneficios que ofrecen.

Además de esto, las pérdidas de nutrientes son casi nulas y la digestibilidad de las proteínas es considerablemente mayor. Asimismo ofrecen una mayor biodisponibilidad de ciertos nutrientes, como los minerales. Esto se explica pues el proceso de fermentación produce la hidrólisis del ácido fítico, lo que por su parte favorece la absorción de minerales tan esenciales para el cuerpo como el hierro.

La técnica de la fermentación en la historia

La técnica de la fermentación data de hace más de veinte años en Asia. Si bien en Occidente son conocidos desde hace parcialmente poco tiempo, en Oriente comestibles como el miso o bien la soja se llevan consumiendo desde la antigüedad.

Durante la historia, asimismo otras civilizaciones, como los egipcios, consumían comestibles fermentados, primordialmente por 2 razones. Primeramente, por sus propiedades y beneficios. Y, seguidamente, pues de esta forma podían guardar sus reservas de comestibles a lo largo de largos periodos de tiempo.

En nuestros días los comestibles fermentados son frecuentes en el mundo entero. Y es que, aparte de aportar bacterias saludables al intestino, favorecen el tránsito intestinal y fortalecen el sistema inmunitario.

Comestibles fermentados buenos para la salud

Comestibles fermentados buenos para la salud

Kombucha

La kombucha es una de las bebidas de tendencia este dos mil diecinueve. Se trata de una bebida con múltiples propiedades y beneficios para la salud, que se realiza desde la fermentación de té dulce con un cultivo de bacterias y diastasa. No se trata de una bebida nueva en tanto que existen registros de ella desde hace múltiples miles y miles de años. No obstante, ha llegado a Europa hace parcialmente poco tiempo.

Con respecto a su sabor, es levemente avinagrado, con lo que la kombucha no es capaz para todos y cada uno de los gustos. Todavía de esta manera, resulta muy refrescante para el paladar.

Kimchi

El kimchi es un comestible muy conocido en la gastronomía de Oriente, y muy en especial en la cocina surcoreana. Se trata de una mezcla de verduras fermentadas, como la col china y el rábano. Se sazonan con distintas condimentas, como el jengibre y el chile en polvo.

En el mundo entero hay muchas variaciones diferentes de este plato, con sabores de lo más diversos: ácidos, salobres, dulces, picantes… ¡Para todos y cada uno de los gustos!

Kéfir

Los pastores de las montañas del Cáucaso llevan tomando kéfir muchos Siglos. Cuenta con un extenso abanico de bacterias con efectos muy ventajosos, de manera que es un enorme probiótico.

Es una especie de yogur que la enorme mayoría de personas intolerantes a la lactosa aceptan sin inconveniente. Es más, diferentes estudios han probado que el kéfir se puede emplear para revertir dicha intolerancia.

Este comestible fermentado ofrece múltiples beneficios merced a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Miso

Miso es el nombre que recibe la pasta fermentada de distintos cereales como el trigo, la soja o bien el arroz con un hongo llamado Aspergillus Oryzae. A lo largo de miles y miles de años ha sido empleado en la medicina tradicional de China y el país nipón. En la actualidad se emplea para preparar sopas calientes que asisten a la digestión.

Tempeh

El tempeh se realiza con soja fermentada. Se identifica por tener un sabor realmente agradable y ligero, afín al de las nueces. Es originario de Indonesia, donde es apreciadísimo por su alto contenido en fibra, proteínas de alto valor biológico y vitaminas.

El tempeh se usa mucho en dietas vegetarianas y veganas como substituto de la carne.

Natto

El natto es como se conoce a la fermentación de la semilla de soja. Es un comestible que es parte de la cultura de el país nipón. Tiene un alto valor nutritivo y su digestión es fácil. Actúa como gran anticoagulante, de manera que su consumo está singularmente recomendado para eludir accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares.

Youghourt

El youghourt es un comestible probiótico con geniales propiedades para cuidar la salud. Contiene más o menos cien millones de bacterias que regeneran la vegetación intestinal. Además de esto, ciertos youghourts están elaborados con bifidobacterias que fortalecen el sistema inmune.

Chucrut

El chucrut es un comestible fermentado extensamente consumido en ciertos países como Polonia, Rusia, Francia y Alemania. Se realiza a través de la fermentación de hojas de repollo en agua salobre. Se toma como acompañamiento de platos como el estofado de cerdo.

Comestibles fermentados y salud intestinal

Los primordiales beneficios de los comestibles fermentados deben ver con la salud intestinal. Tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antioxidantes. Aumentan la diversidad de bacterias en el intestino, lo que es esencial a fin de que la vegetación intestinal se halle en perfectas condiciones.

¿Por qué razón son buenos los comestibles fermentados?

Por qué razón son buenos los comestibles fermentados

La enorme mayoría de beneficios que aportan los comestibles fermentados están relacionados con el aparato digestible. Aparte de tener un alto valor nutricional, asimismo favorecen la absorción de nutrientes.

Sobre las ventajas de estos comestibles se pueden reunir en 3 familias.

  1. Biológicos: la fermentación inhibe el desarrollo y la proliferación de toxinas debido a las bacterias patógenas que contiene.
  2. Químicos: este proceso contribuye a sostener la calidad y las propiedades naturales de los comestibles.
  3. Nutricionales: sobre las ventajas nutricionales, la cantidad de hidratos de carbono son menor en tanto que son la fuente de energía más esencial para los microorganismos. Esto causa que sean más fáciles de digerir.

Aparato digestible

Estos comestibles aportan microorganismos ventajosos para los intestinos, mejorando de esta forma la salud de la vegetación intestinal. Además de esto, hay que tener en consideración que los comestible fermentados han sido pre-digeridos parcialmente por diastasas o bien bacterias, con lo que son muy simples de digerir.

Vitaminas

La fermentación aumenta de forma notable la presencia de vitaminas esenciales para el buen funcionamiento del sistema inmune, en especial múltiples del conjunto B y la K2.

La vitamina K2 es un nutriente fundamental para la salud de los huesos y del sistema cardiovascular. Es muy difícil de localizar en comestibles no fermentados.

Sistema inmune

Otro de las ventajas de los comestibles fermentados es que robustecen el sistema inmune, reduciendo de esta manera el peligro de padecer distintas enfermedades, como la gripe o bien el constipado.

¿De qué forma tomar los comestibles fermentados?

Hay que tener en consideración que el proceso de preparación y siguiente conservación de los comestibles da sitio a diferentes cambios tanto físicos como químicos. Por poner un fácil ejemplo, el licopeno presente en los tomates está más libre cuando se consumen cocinados. Mientras que, los polifenoles tienen mayor disponibilidad cuando los comestibles se toman crudos.

Con respecto a los comestibles fermentados, en la enorme mayoría de los casos se observa un aumento del valor nutritivo por la síntesis de vitaminas del conjunto B y proteínas. El kimchi ofrece una mayor biodisponibilidad de las vitaminas y minerales merced a la fermentación.

Sobre si estos comestibles se pueden tomar diariamente, todo depende de la cantidad de sal. Aquellos productos con menos de 0,25 gramos de sal por cada cien gramos de producto, como el kéfir, se pueden tomar un par de veces al día. Es esencial saber cuáles son los comestibles más saludables.

Recetas de comestibles fermentados

Chucrut

Ingredientes

  • dos coles de tamaño mediano
  • diez gramos de sal

Preparación

  1. El paso inicial consiste en adecentar y lavar la col con rebosante agua templada. Además de esto, hay que suprimir la capa externa y todas y cada una aquellas hojas que están deterioradas.
  2. Ahora, se corta la col en tiras finas.
  3. Entonces, se agregan todas y cada una de las tiras de col en un bol con un tanto de sal, de manera que esta esté distribuida de forma homogénea.
  4. Con un mortero, se machaca la mezcla de los dos ingredientes.
  5. En un bote de cristal con tapa de cierre al vacío, se agrega la col y se aprieta con una cuchase a fin de que no quede ni una bolsa de aire.
  6. Para finalizar, se cierra el bote y se conserva un sitio seco y limpio. Debe continuar a temperatura entorno a lo largo de cinco semanas.

Kéfir

Ingredientes

  • 1 litro de leche entera
  • ciento cincuenta gramos de nódulos de kéfir

Preparación

  1. Primeramente hay que incorporar la leche en un recipiente de vidrio y, ahora los nódulos de kéfir. Se cierra el recipiente herméticamente y se deja descansar a lo largo de treinta y dos horas.
  2. Una vez pasado el tiempo, se cuela la leche kefirada.
  3. Se puede reiterar el proceso agregando más leche, hasta conseguir la cantidad de kéfir deseada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *