Salud

Colchones y cojines antiescaras: la mejor solución para evitar problemas en la piel

Una de las afecciones más comunes en personas enfermas o mayores, que forzosamente deben permanecer en cama, son las escaras o úlceras por presión. Se trata de lesiones en la piel ocasionadas por contacto prolongado, como la que se produce cuando el cuerpo de una persona permanece demasiado tiempo en una misma posición, ya sean en una silla de ruedas o en una cama. 

Para eso es necesario contar con un buen colchón o cojín antiescaras que ayude a minimizar la aparición de estas lesiones cutáneas. A la hora de comprar elementos antiescaras, es necesario tener en consideración el peso y el tamaño del paciente, pues de esto dependerá su tiempo de vida útil.

Lo mejor para aliviar la presión sobre la piel 

Dependiendo de la postura que mantenga el paciente, necesitará un tipo de cojín específico. En este sentido, un cojin antiescaras es el soporte ideal, ya que por su tamaño compacto, se amolda a la perfección a partes específicas del cuerpo, tales como cabeza y glúteos. Esto se debe a que las áreas más propensas para la aparición de úlceras de presión son las caderas y la zona occipital.

En el mercado existen dos tipos, el primero es para prevenir las úlceras, mientras que el segundo son para personas que ya las han padecido:

Cojines para prevenir las escaras

Son ideales para quienes tienen un peso promedio y pueden tener cierta libertad de movimiento. La mayoría tiene flotación líquida o viscosidad interna un poco reducida, esto quiere decir que son más firmes. Por otro lado, de este tipo también existen en materiales como la espuma.

Cojines para pacientes con úlceras por presión

Son necesarios para quienes son obesos o muy delgados, porque su viscosidad interna es bastante líquida, aunque también pueden encontrarse aquellos que están rellenos de aire.

Sin importar el tipo que se escoja, sus beneficios serán los mismos:

  • Permiten la evaporación del sudor.
  • Mejoran la circulación sanguínea.
  • Regulan la temperatura.

Una ventaja del cojín antiescaras es que se ajusta a la perfección a las sillas de ruedas, dado que como se ha mencionado, la función principal de los cojines y colchones antiescaras es reducir la presión en los puntos de apoyo del paciente inmovilizado.

Aspectos a considerar al comprar un colchón antiescaras 

Para aquellas personas con movilidad reducida, será necesario llevar a cabo una serie de cuidados para prevenir las úlceras. Un colchon antiescaras es la mejor solución, porque está diseñado para ofrecer descanso a los diferentes puntos de apoyo al mismo tiempo, desde la cabeza a los pies.

Antes de elegir uno de estos productos, en necesario tener en consideración ciertos factores, por ejemplo, la capacidad de movimiento del paciente, ya que dependiendo si puede moverse frecuentemente o no, el colchón y su material de fabricación serán diferentes.

Así como los cojines están fabricados de diversos materiales, los colchones también. Los más comunes son los siguientes: 

  • Espuma: para quienes sufren de sudoración extrema o viven en climas cálidos.
  • Aire: ideal para las personas mayores que tienen mala circulación sanguínea.
  • Agua: diseñados para aquellos que suelen tener una temperatura corporal alta.

Por otro lado, existen colchones antiulcerosos que son para los casos más extremos de escaras (cuando están a punto de convertirse en gangrena), o incluso, para aquellas personas con enfermedades terminales.

Uno de los beneficios más destacables de los colchones antiulcerosos es que ayudan a obtener una mejor distribución del peso, ofreciendo una sensación de “masaje” cuando ocurre el cambio de posición. Por otro lado, también evitan que el paciente se deslice por el colchón. 

Consideraciones que hay que tener en cuenta hacia el paciente

Los cojines y colchones antiescaras evitan, como bien dice su nombre, la aparición de úlceras de presión o ayudan a sanar las existentes. Pero a pesar de su funcionalidad, no son objetos mágicos, se necesita que el paciente o sus cuidadores tomen otras medidas.

En primer lugar, si el paciente sufre de incontinencia, es necesario que el colchón cuente con protectores para evitar que se ensucie. Y en el momento de limpiarlo, debe ser con detergentes hipoalergénicos.

Al asear al paciente, se debe asegurar de que no queden restos fecales. También es necesario que la piel esté completamente seca y se mantenga hidratada con cremas especiales, de esta forma se evitará la aparición de las escaras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *